samedi 29 octobre 2016

Poema del Cuaderno del Moro, Margarita García Alonso, Editorial Letras cubanas, 1990

¿Sabes más?

El tiempo precede a las visiones,
confunde la escritura y traza el círculo,
el solo de un saxofón.

La música acabará con la puerta,
escucha, el cuerdo prueba llaves
y la cerradura no cede.

¿Dónde irá la palabra débil,
 tu cabeza muerta,
nido de insectos?

¿Dónde va el hombre que no es voz?

Un niño cruza el océano, viene de las aguas
a rezumarse en la columna
que ha de acompañarle mientras viva.
Herido por los astros deja sus ojos
en la barandilla de la noche.

Su paz alcanza para los desolados de paisajes.

Promete cantar como un coralillo,
pero los hombres están enaltecidos,
guerrean, tendrá que recurrir a sus treguas,
firmar pactos o rematar.

Gañines de capa y ralea le ofrecen vino,
le enturbian la voz varada en la piedra,
entre los labios un didracma.

Los caballos se espantan,
le obligan a contiendas, al peligro,
y él abandona al pequeño,
algo   alguien   un día   quizás
le devolverá el lenguaje.

Le acompaña en la contienda un organillero
con  un pez solitario color de fuego.
Cuiden el tiempo que deambula
por las calles hasta el puerto.
¿Qué tendrá con los océanos?

Navega junto a egipcios,
romanos, incas,
piratas y vikingos.
Hunde  la lanza y no hay firme
pero canta
y el pequeño existe.

Comienza un siglo de naufragios,
el tiempo remonta la ensenada
el país del alma
donde comercia el atardecer.

El cuerpo es como un humo arrogante
que sueña y desemboca en algún escollo
donde le espera el niño,

¿sano o muerto?

¿Sabes tú,
 acaso,

 más que ellos?

Poema del Cuaderno del Moro, Margarita García Alonso, Editorial Letras cubanas, 1990



disponible en 

Aucun commentaire: