mercredi 26 octobre 2016

Los mismos de la buena pipa


Cuando no sé quién inventó a YoaniaS,  aplaudieron delirantes, la libertad estaba  a cinco minutos de espera de cualquier guagua de la Habana, se dejaron introducir guaperías en el Coopelia, un libro sobre wordpress, habilidades de hackeo, millones de seguidores en cuestiones de segundo y todo esto sin internet.

El show era diario, abonados, excitados frente  a la telenovela libertaria.  Pusieron tanto merengue que empalagaban ofendiendo a quien denunciara la evidente falsa, vitoreaban  "influente" donde nadie conoce, sin dejar de avalar a cuanto paseante en bicicleta monea por los nortes, y ahora, los mismos, pues son los mismos intelectuales cubanos, encuentran superbe a la Clynton.

Concho, la izquierda unida me da dolores de barriga. Y no van a soltar el plátano pues a esa ganga ideológica deben puestos de trabajo, ayudas financieras y cierto poder para pisotear, silenciar o "ningunear " a otros en el exilio.

Medio cuerpo en la  toxina, siento piedad por esta época brutal, cínica, oportunista y por la gente que anda en el medio pelo, cacareando "sus excelencias corporales y cerebrales".

El alma no, porque tiene demasiado con la ética y la honestidad, ahí, aunque aspiren, no llegan,  no se negocia, es sin remedio. Pero pueden ganar,  momentáneamente, ya vimos lo que sucedió con la mencionada: un éxito universal seguido de fracaso rotundo.  El bochorno no mata y el cubano es muy raro que aprenda lecciones humanas o de historia.



Enregistrer un commentaire