jeudi 23 février 2017

Spectrum of a Forgotten Sun

Spectrum of a Forgotten Sun

Dice VALERIA LUISELLI, que ha nacido un nuevo feminismo: "Este año es el 60º aniversario del Sputnik. No es que sepa yo nada de carreras espaciales. Ni que el tema me importe, salvo porque el mundo parece haber rebobinado su reloj hasta esos días. Andamos atorados en una especie de déjà vu sociopolítico, enredados en debates como de la era Nixon, con el agravante de que la realidad misma parece estar bajo los efectos de un psicofármaco muy malviajante.
Por ejemplo: las mujeres, en Estados Unidos de 2017, salen a la calle a marchar en defensa de sus derechos reproductivos. Mis amigas afrogringas repiten: “Yo,you fuckin kidding me?”. Las de origen WASP tejen sombreritos rosas para elpussyhat project y organizan marchas. Mis alumnas universitarias prologan sus intervenciones en clase con conceptos ochenteros: “¡Mi feminismo es interseccional!”. Una amiga, dueña de una lengua veloz, viperina e inventiva como pocas, me dijo el otro día: “Yo le entregaría mis trompas medio-atrofiadas de Falopio al falo-obsesivo y mega-mentalmente atrofiado de Trump, a cambio nomás de que el imbécil no tire una bomba nuclear”. Mi sobrina, estudiante de derecho, se pasa el día leyendo a Susan Sontag, Rosa Parks y Hannah Arendt. Cuando la llamo por teléfono y le digo que salga ya de la biblioteca y se venga a cenar con la familia, me dice: “No puedo, tía, ando descolonizándome”. En resumen: frente a la catastróficamente imbécil realidad actual, todas las mujeres brillantes que conozco han tenido que intercambiar sus ideas por posturas; tenido que remplazar el libre ejercicio del pensamiento complejo por el aburrido derecho a salir a la calle con cartulinas.
Haber tenido que rebobinar al feminismo de la era Sputnik, me produce largos bostezos. Cuando lo oigo venir, me predispongo a una sordera selectiva. Sin embargo, el otro día, conocí a la amiga de una amiga, que definió su trabajo como un avance del feminismo astronómico. Presté oídos. Nos contó, mientras cenábamos, que después de trabajar años como diseñadora de máscaras para el Cirque du Soleil, por fin había encontrado su verdadera pasión: los trajes micrometeóricos para astronautas mujeres. El reto con el que se estaba enfrentando: integrar, a la estandarizada fórmula de los trajes espaciales de la NASA, el factor inevitable de la menstruación de las astronautas. La solución que había hallado: un traje que, en vez de disimular la expulsión de sangre, la absorbía e integraba —a la manera de las camisetas hippy tye-die—. Me queda claro: el nuevo feminismo vendrá del espacio exterior. No será ideológico, sino muy material, micro-meteórico, lunar y colorado."
Ray Caesar
Nota blogger: Dado los ejemplos que aporta, breves pero concisos, y la discriminación intrínseca en la frase " Todas las mujeres brillantes ", como "mate" tramito un cambio de sexo transplanetario: "quiero ser extraterrestre". Si la Prensa toma cualquier hilo para imponer la ideología a la moda, entramos en la manipulación femenina, y la histeria simbólica. Muy acertado por Valeria que reconozca que el tejido rojo merodea en el futuro dentro de la cochambre de las intenciones grupales sexistas.  

"Todas las mujeres brillantes que conozco han tenido que remplazar el libre ejercicio del pensamiento complejo por el aburrido derecho a salir a la calle con cartulinas"-afirma Valeria.

 No queda claro lo que persigue, tampoco creo que El PAIS le permita profundizar.  Las mujeres, en su diversidad, optan por la forma de feminismo que entiendan y de esto no depende el brillo o el mate, no se trata de un concurso social, o de Moda,  o de "pegar" lo se espera de "ellas", ni  de dejarse manipular como gallinas,  en la oscura tormenta política de la izquierda.




Por supuesto, las causas de la desbandada son TABU en las redacciones, no se atreven a mencionar que las organizadoras de este nuevo feminismo, promueven la sharia en Usa y no prestan caso a los matrimonios de nenas con viejos, las violaciones, las desigualdades de salario, los maltratos, los asesinatos, y el principal motivo de la conejita rosada en la cabeza es desestabilizar al Presidente Trump, para seguir arrastrando la jaba socialista. Un "Nuevo feminismo " dirigido y pagado  por el izquierdista retrógrado de Sores,  realmente no atira a mujeres inteligentes, ni conduce a una sociedad equitable. 




"No todo el feminismo va a la calle con pancartas, hay quienes trabajan desde lo íntimo, lo familiar, la comunidad para poder vivir en equilibrio con el otro," le responde Larissa Calderón

Aucun commentaire: