vendredi 28 juillet 2017

La buena puerta.


La buena puerta?
DONDE ESTA, CUAL ES? 

Depende de lo que busques, depende de si la tocas , depende de lo que encuentres, y depende, sobre todo, de que lo que halles te este esperando a ti 

Siempre depende de lo que decidas, tanto de  si llegas a tocar, como de lo que encuentres, esa interrelación  debería enseñarse en la escuela como una Ley universa Siempre depende.

Es un tema filosófico por excelencia. Los artistas, por ejemplo, pueden llegar lejos si  dan el buen toque, pero aplica en todas las esferas de la existencia, de las relaciones, de la comunicación.

Lo peor es que se aprende casi  al final de la vida, cuando no queda remedio, pero, y un PERO grande, ERA ESO LO QUE EN REALIDAD BUSCABAS? o esa buena puerta  arruinó que seas lo que eres.? ... en fin, materia para ensayo. 

Si has tocado la o las buenas puertas, te esperaban, les convenía, y saliste por eso, debe quedar la duda de "lo merecía?" Los oportunistas también deben pasar por un momento de lucidez donde se ven "debitores".

Al final qué es el triunfo? lo que representas para los otros o lo que eres?

He visto muchos poetas que aceptan ese desarreglo, tocan o reciben la visita de la PUERTA que los promociona, sin que lleguen a estructurarse,  y deben fingir a lo largo de décadas que son "ese gran poeta, (intelectual) "llamado a estremecer. El tiempo pasa en la caricatura del exitoso poeta multicomentado, premiado y  no evoluciona  en medio de la farsa- la falsedad propia se siente como plomo- se pasa la vida en relaciones podridas,  su letra en el Mar Muerto. 

Otros tienen talento, pero no tocan la puerta, no andan en compromisos o se distancian por sensibilidad de los propietarios de la abertura, y nada se abre en el horizonte, hasta desconfían de su palabra, pero ensayan, se arriesgan, pasan de una experiencia a una revelación. Parece que puertas y ventanas se han unido para hacer que su obra perezca, que se seque el escritor, que no quede rastro , pero evolucionan hasta bien entrada la "adultez literaria".

La duda es la certeza que nos hace avanzar. 

Ni se gana , ni se pierde, pero todo se paga. La moraleja es no escupir sobre el destino ni la puerta, buscarla pero no acomodarse.  Lo que buscas puede estar en el silencio, en el poco ajetreo y la ausente mundanidad, QUIZAS SEA ESE EL LUGAR DONDE CANTAN Y SE ESCUCHAN LOS DIOSES. 

marga en jueves 




mis combinas




Selfie, ©Margarita García Alonso



Por tanto, no digas que fulano vivió mucho, porque tiene canas o arrugas; no vivió mucho, sino que duró. ¿Pensarás acaso que ha navegado mucho aquel a quien una brava tempestad le asaltó ya a la salida del mismo puerto y le llevó asendereado de aquí para allá y al antojo de los contrarios vientos enfurecidos, haciéndole girar en un mismo remolino? No, no es que haya navegado mucho, sino que se ha mareado mucho. Seneca

Sobre el poemario “Sustos de Muchacha” , de Margarita García Alonso. Por Ariel B. Acosta


Otra manera de leer el corazón de una muchacha



Sobre el poemario “Sustos de Muchacha”
de Margarita García Alonso.

Sería mucho más rico que todas las ciencias descubiertas fueran tan exactas como la Poesía. Que en vez de hablar de los héroes diciendo: “gran estratega de formación” u “hombre de valor y sin tacha”, se refirieran a ellos como “animal de muerte y de luz” o “ángel del alba de acero”. Por ejemplo.
Lo demostró Homero, con aquellos epítetos de Héctor, domador de caballos y Aquiles, el de los pies ligeros. No por gusto se afirma que la reconstrucción más fidedigna de la batalla de Waterloo está ofrecida por Víctor Hugo, en Los Miserables.

Ahora estamos delante de la historia de un éxodo, contada desde adentro y por tanto puede ofrecernos una versión más interesante de la vida. Se trata de un viaje, de un descubrimiento, de un testimonio lúcido, de la expansión y de ciertos dolores experimentados por una muchacha que está viviendo mientras observa su propio corazón. Tan interesada por lo que acontece a su alrededor en el mundo material, como en interpretar los designios de su alma.

Una voz cándida por su pasión y firme en su creatividad. Los sustos de esta muchacha narran, con precisión abrumadora, la gran historia del crecimiento humano.

“Nadie le mira pero ella tiene las llaves
y una soledad y un hambre de amor que espantan.”

Desde su clausura acompañada por fantasmas creativos: Quevedo, Machado, Vallejo, Mozart, Chagall, Van Gogh y Miguel Ángel, pero también Eliseo, Neruda, entre otros; la poetisa organiza sus ejércitos, libra sus combates:

“Permiso para espantar el desamor
que diluvia sobre la ciudad.”

Y su crónica poética es la de todos. ¿Quién no ha sentido, al menos una vez, susto por la terrible circunstancia de estar vivo?
“Estas muchachas del mundo se parecen.”

Pues sería mucho más rico si entendiéramos la realidad desde los versos, que nuestros héroes no mataran sino con el canto. Las guerras quizás parecerían humanas, porque el daño de la palabra puede repararse casi siempre más fácilmente que el daño de la espada.

“Una muchacha profundamente vieja
golpea los muebles
ante el recién graduado
que estremece milenios y no entiende,
no sabe que mueren cientos a diario
de hambre o de amor
y no entiende.
Una muchacha profundamente vieja
no se puede extirpar en las esquinas
donde desangra, de vez en cuando,
y renace las más.”

Con esto me despido y los convido a desnudar Los Sustos de Margarita García Alonso, domadora de palabras, vástago de la lírica y persona increíble.

Ariel B. Acosta
Bruselas, Septiembre, 2013




Ariel B. Acosta Ulloa (Sancti Spíritus, Cuba, 1979). Ex actor del grupo “Teatro de los Elementos”. Miembro del taller especializado en preceptiva "En el vórtice de la contemporaneidad". Obtuvo el primer premio del Concurso Territorial "Zenón Rodríguez" en el 2005 y ese mismo año el Consejo Nacional de Casas de Cultura le otorgó la Beca de Creación "Sigifredo Álvarez Conesa". Textos suyos aparecen en las revistas El Caimán Barbudo y Calle B, así como en la antología poética “El Libro de los Aforismos” (Editorial Mecenas, Cienfuegos, 2008). Reside en Bélgica desde 2007. Es el autor de "La balada de los suicidas", cuentinovela publicada recientemente por Eriginal Books.

los fermiones de Mejorana, la partícula ángel


En 1928, el físico Paul Dirac hizo una extrordinaria predicción: todas y cada una de las partículas fundamentales del Universo tienen una "antipartícula", un gemelo idéntico a ellas pero con carga eléctrica opuesta. De forma que, cuando una partícula se encuentra con su antipartícula, ambas se aniquilan, produciendo un breve destello de energía. Apenas unos años después, se descubrió la primera antipartícula de antimateria, el positrón (opuesta al electrón), y la antimateria pasó rápidamente a formar parte de la cultura popular.
Sin embargo, en 1937, otro físico brillante, Ettore Majorana, dio un nuevo giro a la situación al prededir que en el caso de las partículas conocidas como fermiones (entre las que se incluye el protón, el neutrón, el electrón, el neutrino y el quark), deberían existir partículas que fueran, además, sus propias antipartículas.
Ahora, ochenta años después, un equipo de físicos ha logrado encontrar la primera evidencia de que los "fermiones de Mejorana" existen realmente. El hallazgo se llevó a cabo después de una serie de experimentos con materiales exóticos en los laboratorios de la Universidad de California, en colaboración con científicos de la Universidd de Stanford. Los resultados de los experimentos, dirigidos por los profesores Jing Xia y Kang Wang, siguiendo paso a paso el plan elaborado por Shoucheng Zhang, de Stanford, acaban de publicarse en Science.
"Nuestro equipo predijo exactamente dónde encontrar el fermión de Majorana y qué se debe buscar como evidencia -explica Zhang-. Este descubrimiento da por terminada una de las búsquedas más intensas de la física fundamental, una que ha durado exactamente 80 años".
Para el físico, y a pesar de que el famoso fermión parece ser una cosa más teórica que práctica, su hallazgo podría tener implicaciones concretas a la hora de construir computadoras cuánticas más estables en el futuro.

un fermión de Majorana, la partícula que es su propia antipartículaEl hallazgo de la «partícula ángel», como quiere llamarla su descubridor, pone fin a 80 años de intensa búsqueda de físicos de todo el mundo


Una señal clara y rotunda
El tipo concreto de partícula de Majorana observado por los investigadores es conocida como "fermión quiral", porque se mueve a lo largo de una ruta unidimensional y solo en una única dirección. Y a pesar de que los experimentos para sacarlo a la luz fueron extremadamente difíciles de concebir, preparar y llevar a cabo, la señal que produjeron fue clara y rotunda, según los investigadores.
"Esta investigación -afirma Tom Devereaux, director del laboratorio en el que Zhang es el investigador principal- marca un hito en este campo".
En su experimento, los investigadores apilaron, en una cámara de vacío previamente enfriada, finas membranas de dos materiales cuánticos (un superconductor y un aislante topológico magnético) y enviaron después una corriente eléctrica a través de ellas. La membrana superior era un superconductor, y la del fondo un aislante topológico, que conduce la corriente solo a través de su superficie o bordes, pero no a través de su centro. Juntando las membranas, los físicos obtuvieron un aislante topológico superconductor, donde los electrones corrían a lo largo de dos ejes sobre la superficie del material sin resistencia, como coches en una autopista.
Zhang tuvo la idea de "retocar" el aislante topológico añadiéndole una pequeña cantidad de material magnético, lo que hizo posible que los electrones fluyeran en un sentido a lo largo de uno de los bordes de la superficie y en el sentido contrario en el borde opuesto.
Entonces los investigadores hicieron un barrido sobre la membrana con un imán. Eso hizo que el flujo de electrones se ralentizara, se detuviera y cambiara de dirección. Esos cambios no fueron graduales, sino que se fueron produciendo en pasos abruptos y concretos, como los peldaños idénticos de una escalera.
En un cierto momento de este ciclo, las particulas de Majorana emergieron, surgiendo en parejas de la capa superconductora y moviéndose a lo largo de los bordes del aislante topológico, justo igual que los electrones. Un miembro de cada pareja fue desviado de su ruta, permitiendo así a los científicos medir con facilidad el flujo de partículas individuales que seguían avanzando. Igual que los electrones, también estas partículas se ralentizaron, se detuvieron y cambiaron de dirección, aunque en pasos que eran exactamente la mitad de altos que los de los electrones.
Esos "medios pasos" eran, precisamente, la evidencia que los investigadores andaban buscando.

Ordenadores cuánticos

Zhang cree que en un futuro lejano los fermiones de Mejorana podrían usarse para construir robustos ordenadores cuánticos que no se vean afectados por el ruido ambiente, que es uno de los mayores obstáculos para su desarrollo. De hecho, dado que cada Majorana es, esencialmente, media partícula subatómica, cada qubit de información podría ser almacenado en dos fermiones de Mejorana separados, reduciendo la posibilidad de que algo pudiera perturbarlos a ambos a la vez y perder así la información que llevan.
Por ahora, el físico se ha limitado a sugerir un nombre para el fermión Mejorana quiral que él y su equipo han logrado descubrir: la "partícula ángel", en referencia al best seller "Angeles y Demonios", en el que una hermandad secreta planea destruir el Vaticano con una bomba cuyo poder explosivo procede, precisamente, de la aniquilación de materia y antimateria. A diferencia del libro, asegura Zhang, en el mundo cuántico de los fermiones de Majorana solo hay ángeles, y no demonios.