jeudi 8 décembre 2016

The Resurrection of Drusiana

Master of Saint Nicholas - The Resurrection of Drusiana. 1475

CIELO
Los grandes pasan 
pasan sin tocarse 
pasan sin mirarse 
cada uno sumido en el gozo 
cada uno en su fuego 
No tienen necesidad 
el uno del otro 
tienen la más profunda de las necesidades 
Los grandes pasan 

Registrados en algún cielo múltiple 
grabados en alguna risa sin fin 
pasan 
como estrellas de diferentes estaciones 
como meteoros de diferentes siglos 

Fuego inalterado 
por el fuego que pasa 
risa inatacada 
por el confort 
se pasan los unos a los otros 
sin tocarse sin mirarse 
necesitando saber tan sólo 
que los grandes pasan

Leonard Cohen. 

Salmo

Gyula Benczúr - Cleopatra

Salmo, Ingeborg Bachmann. poeta australiano

1
¡Callad conmigo, como callan todas las campanas!

En la placenta de los horrores
buscan las sabandijas alimento nuevo.
Públicamente, cuelga los Viernes Santo una mano
en el firmamento, le faltan dos dedos,
y no puede jurar que todo,
todo, no haya sido y que nada
será. Se hunde en las nubes pardas,
arroba a los nuevos asesinos
y sale absuelta.

De noche, sobre esta tierra,
forzar ventanas, darle para atrás a las sábanas,
que quede al descubierto el embozo de los enfermos,
una llaga llena de alimento, infinitos dolores
para todos los gustos.

Enguantados contienen los carniceros
el aliento de los desembozados,
la luna en la puerta cae al suelo,
no recojas los fragmentos, la cinta de la que colgó...

Todo estaba preparado para la extremaunción.
(El sacramento no puede llevarse acabo).
2

Qué vanidad de vanidades.
Arrastra una ciudad hasta ti,
levántate del polvo de esa ciudad,
toma posesión de un cargo
y enmascárate
para no ser desenmascarado.

Cumple las promesas
delante de un espejo ciego en el aire,
delante de una puerta cerrada en el viento.
Intransitados están los caminos sobre la pared a plomo del cielo.
3

Oh ojos, que la tierra, almacén solar, quemó,
con la carga de lluvia de todos los ojos cargados,
cubiertos ahora de hilos, de telas
hiladas por las arañas trágicas
del presente ...
4

En la cuenca de mi mudez
pon una palabra
y levanta grandes bosques a ambos lados,
que mi boca
entera quede en la sombra.

MARGOTINA BOUTIQUE- REGALOS DE ARTE PARA NOCHEBUENA




Madame Rainbow, Margarita García Alonso Gif's


GENERACIÓN

GENERACIÓN
nosotros los sobrevivientes
a nadie debemos la sobrevida
todo rencor estuvo en su lugar

estar en cuba a las dos de la tarde
es un acto de fe
no conocía mi rostro el frank con su pistola

yo tampoco he soñado la cara
de quien va alegremente a joder en mi cama
en mi plato sin la alegría que merece
o que merecería si soy puro

viejo tony guiteras el curita los tantos
que atravesaron una vez la luz
no pensaron que yo sería ramón
sudaron porque sí porque la patria gritaba
porque todas las cosas estaba puestas al descuido

este es mi tiempo de alambres y beirut
de esa bomba callando
era verdad lo que juanito dijo
la felicidad es una pistola caliente
un esplendor impensado una rosa
todos tenemos alguna estrella en la puerta.


Ramon Fernandez-Larrea
Del libro "Terneros que nunca mueran de rodillas", Premio internacional Julio Tovar, Islas Canarias, España, 1998

Peacock

Peacock, 1925-36, Ohara Koson
Despedida
La carne, que envejeció muy bien conmigo, 
la mano rugosa, que sostuvo fresca la mía, 
ha de quedarse sobre el pálido muslo,
rejuvenecerse la carne, por un instante, 
para que así venga más rápido el derrumbe en ella,
rápido llegan las arrugas, casi sanas, 
y todo sobre la rígida musculatura.


No ser amada. El dolor podría ser aún
mayor, Se siente muy bien, toca a la puerta.
Pero la carne, con su línea abierta en la rodilla,
las arrugadas manos, todo ello sobrevino de noche, 
el curtido omóplato, donde ya no crece ningún verde,
donde alguna vez se mantuvo oculto un rostro.
Avejentada en cien años, en un solo día,
El confiado animal fue llevado bajo latigazos
a su armonía preestablecida.


Ingeborg Bachmann nace en 1926 en Klagenfurt, Austria. En 1942 escribe la tragedia   Carmen Ruidera, desde allí narraciones, como en 1943, La Cruz de Honditsch; estudia filosofía tras el bachillerato y publica por primera vez,   Die FähreLa barca 1946. Circunda por entonces el círculo literario de Hans Weigel, empezando a redactar la novela: La ciudad sin nombre; de 1948 data un primer encuentro con P. Celan. Sus primeras narraciones salen en el periódico Wiener Tageszeitung, en 1949. Termina su tesis doctoral sobre la recepción crítica de la filosofía existencial de Martin Heidegger. En 1950, se encuentra con Celan en Paris, viaja a Londres y se contacta con exiliados. Trabaja fuera de su país, escribe ensayos sobre Wittgenstein, Musil, publica el poemario El Tiempo Postergado, en Frankfurt; trabaja para radio Bremen, entrega de emisiones radiales, relatos en 1955. Se instala en Nápoles el 56 tras viaje a EEUU, en donde trabajará luego como directora de la televisión bávara. Publica su segundo libro lírico en 1956, Invocación a la osa mayor. En 1958 se trasladó a Zurcí. Encuentro con Max Frisch. Premio a relatos radiales de los ciegos de guerra en 1959. Discurso de agradecimiento: La verdad es exigible al ser humano [texto poetológico].Ópera de Hans Werner Henze con libreto suyo en 1960. Traduce a Ungaretti, aparece en Surkhamp, Frankfurt. Al año siguiente se publica tomo de narraciones suyo: El trigésimo año en Piper München. Ruptura con Frisch el 62. Es internada en hospital de Zurich. Empieza el proyecto   Todesarten, Tipos de muerte, proyecto narrativo de varias novelas... Franza [la primera]. En octubre del 64   Buechner Preis. El 65 otra opera de Henze: El joven lord lleva libreto suyo, se presenta en Berlin. Firma manifiesto en oposición a la guerra de Vietnam, encuentra en Roma a Anna Ajmatova, le dedica poema. Vuelve a Roma el 68 y recibe Gran Premio de Austria. Comienza Malina. Lovestory, novela película que la hace famosa en los noventa, bestseller en los setenta en Europa, 1971. El 72 publica otra serie de relatos llamada Simultan, por Piper en München. Presenta este trabajo diciendo del escribir que es compulsión, castigo, obsesión. Muere el 73 a raíz de secuelas de un incendio en el que sufre graves quemaduras. En español están traducidos Tiempo Postergado,   Madrid, Cátedra, 1991; Últimos Poemas, Hiperión, Madrid, 1999.

Gloria Crocodilus / Oculata fides - 1634

Jacob Hoefnagel - Gloria Crocodilus / Oculata fides - 1634 - via British Museum


Poema sobre el Doctor Sax
En sus años declinantes el Doctor Sax era un viejo vago viviendo
en hoteles destartalados ubicados en los ruinosos alrededores
de la calle 3 en SF_ Él era un anciano genio de locas melenas
a quien el pelo le crecía de las fosas nasales, como el pelo
que le crecía de la nariz a Aristadamis Kaldis el pintor,
y tenía cejas extendidas, de una pulgada, como las
cejas de Daisetz Susukio el Maestro Zen de quien
se ha dicho, que, cejas de ese tipo tardan toda
una vida en crecer tan largas y de ese modo
representan al arbusto del Dharma que una
vez que echa raíces es demasiado fuerte
para arrancarlo con las manos o con
un caballo______
Que esta sea una lección para todas aquellas
  chicas que se depilan las cejas y para
   ustedes (también) jóvenes cantantes
    del coro que acaban detrás del
     monumento
      en la catedral
       de San Pablo
    ("gritándoles a sus madres
     en hogares lejanos
      Mater Mia, estáte en casa
       para la Pascua")
El Doctor Sax maestro conocedor de la Pascua
  reducido a sus penurias se contentaba
   mirando los vitraux de las viejas iglesias
    Sus únicos 2 amigos en esta vida, esta imposible
     vida dura en la que no importan las condiciones
      en las que se manifiesta, eran Bela Lugosi y Boris
       Karloff, quienes una vez al año atravesaban
        con sus cabezas gachas
         las brumas del atardecer
          para visitarlo en su habitación
           de la calle 3,
mientras las campanas de San Simón tañían
  las tristes notas de "Kathleen"
   música dolorosa que flotaba
    sobre los techos de los viejos hoteles
     donde otros viejos similares al Doctor Sax
      se sentaban en las camas del dolor inclinando sus cabezas
       con sus rosarios en los pies , Oh, gimiendo
        por los hogares para las palomas perdidas
         o la blanca paloma del tiempo inmemorial
                      de las rosas
                       de la no nacida
                         felicidad del asombro_____
Y ahí Sax y Bela se sentaban en la pequeña habitación
  Sax en el borde de su cama con una botella de vino
   malo en su mano, Bela en la vieja mecedora y Boris
    permanecía de pie a un costado del lavatorio
                    y suspiros_____
Entonces Sax decía lo de siempre
  "Por favor hagan de monstruos para mí"
   y por supuesto los viejos actores que lo amaban
    profundamente y lo venían a visitar por una humana
     tierna sentimentalidad -ninguna monstruosa razón-
      protestaban, pero él se emborrachaba y
       lloraba_ Boris entonces era el primero: extendía los brazos
        y hacía de Frankestein ¡UCK!
         luego Bela se ponía
          de pie estiraba su capa ensayaba su mirada
          maliciosa y se aproximaba a Sax que como de costumbre
                      chillaba asustado______
Jack Kerouac.