REGUERO

1903 Bozena Kacerovská (photo by J. Tomáš)- (National Museum, Prague)

EDUARDO JO said... ¿Diálogo? con una loca. Me parece irresponsable decir que Heberto Padilla inventó, con su libro, la disidencia en Cuba, ignorando olímpicamente el historial entre el 59 y el 67, que es tan espeso como el que hay desde el 67 hasta hoy.
Solo desde el odio a su escritor, sea este una persona despreciable o no, se podría ver a Pasión de Urbino como una mala novela. No siento la más mínima admiración por Lisandro Otero, pero preferiría callar a decir algo así. También es Tres Tristes Tigres una gran novela, lo pueden ser ambas. Pero bueno, es su apreciación, la misma que encuentra admirable "La Lupe" de Almeida.
También me parece tremendamente exagerado decir que el articulo de Padilla en el Caimán Barbudo fue la primera y última vez que en cuba se ha usado un medio periodístico para criticar al régimen. Parece que usted, sobre todo en los últimos tiempos, ha estado viviendo dentro de un barril.
Al final dice que no juzgará a Almeida porque no es Dios, ni le interesa, menos mal que se escapó alguien de sus abundantes juicios en tan poco espacio. Saludos.
Belkis Cuza-Malé said...
Gracias, querida Isis, por tu comentario. Siempre generoso hacia mi persona y lo que escribo y hago.
En cuanto al señor Eduardo Jo, puede opinar lo que quiera, para eso existe la libertad de expresión y la democracia. Pero le invito a que indague el verdadero significado de Disidencia. No necesito explicar que desde el primer momento de la Revolución muchos se opusieron y fueron encarcelados o fusilados. Eso no se llama Disidencia, esos estaban Contra la Revolución. Heberto era un disidente, pues fue un funcionario del gobierno y su libro es una denuncia contra el sistema. Hasta ese momento nadie se había atrevido a escribir algo así, y ese libro tiene la calidad insuperable de la gran poesia.
Pasión de Urbino es una basura apologética, como todo lo que hacia ese personajillo malvado, al que conocí y sufrí y a quien Heberto Padilla contestó generosamente una llamada que el le hizo desde Puerto Rico, a nuestra casa en Princeton, cuando estaba intentando quedarse en algún sitio, o a lo mejor era otra encomienda de la Seguridad.
Tres tristes tigres es una gran novela y ademas, Heberto defendió a su autor arriesgando mas de lo que usted puede imaginar. Guillermo había sido hasta hacia poco Agregado Cultural de Cuba en Bruselas. Y como sabe, fundador y director de Lunes de Revolución.
Nunca he vivido en un barril, como trata de ofenderme usted. Vivo al tanto de lo que pasa en mi mundo, pero mas dentro del mundo espiritual. No veo las cosas con los ojos externos.
Sé mas de lo que se imagina de esa Cuba y de la de ahora. Siempre he trabajado por la cultural cubana, siempre he dado lo poco que poseo para que no se mueran esas voces. Tengo un sentido historico. ¨Por eso intento recordar, por eso guardo con celo los Archivos de Linden Lane Magazine, aun a costa de mi propio bienestar.
Gracias por su comentario.
Dios lo siga bendiciendo,
Belkis
EDUARDO JO said...
Señora Belkis, le informo que disidentes antes de padilla los hubo hasta en las más altas esferas del gobierno desde el mismo 1959, y para qué hablar de los tantos “sin nombres” que también disintieron. Creo que es una idea bastante peregrina pensar que en un proceso donde estaban involucrados millones de personas no hubiese disidentes hasta el 67. En nuestra historia ha habido de todo en todos los tiempos. Disidentes antes del 67 fueron: Rolando Cubelas, Huber Matos, Eloy Gutiérrez Menoyo, Carlos Franquy, Sebastian Arcos Bergne, Gustavo Arcos Bergne, Manuel Urrutia Lleo, el mismo Guillermo Cabrera Infante, Humberto Sorí Marín, mi abuela Fefa… y esto es solamente un recuerdo a vuela pluma. Sería bueno que al menos una vez cada cierto tiempo vea el mundo con los ojos que dios le dio para eso, la historia habla de hechos concretos y se puede faltar a la justicia histórica cuando se pasan las cosas por un prisma demasiado cercano a los afectos personales. No se ofenda por lo del barril, en uno de ellos vivió Diógenes y no precisamente ajeno a la realidad.
Belkis Cuza-Malé said...
Para ya de hablar de hablar basuras, Eduardo Jo. Ya me cansaste con tu estupidez ramplona. Tienes cara de haber militado en la liga de los comunistas. Se te ve por encima de la ropa, y tu vocabulario lo refuerza. Todos esos que nombras como disidentes no lo eran, sino opositores o como gustes llamarlos, y además, nunca escribieron un libro ni de poemas ni de nada que hablara desde su disidencia. El único de ellos que escribió un libro magnífico, es Carlos Franqui.
Fuera del juego fue otra cosa y debido a la excelencia de su poesía pues impactó.
Al exilio llegan ahora los infiltrados o los pichones de comunistas, que alguna vez quisieron ser poetas, y abren un blog, como el que pone una quincalla, y empiezan a colar allí sus chorizos (como diría Heberto) y ya se creen poetas. O abren la boca para escupir su odio. Lo mismo el otro compinche tuyo, el Reynaldo Soto ése, que se cree que le voy a consentir sus insultos y desmadres contra Heberto Padilla. Es un cobarde de siete suelas, y un poetraco (otra palabra de Heberto) de quinta categoría, que casualmente publica sus basuras en tu blog, así que mejor te limpias la boca para hablar de nosotros. Sí, borré su comentario, con todo el derecho que me asiste, porque no le doy tribuna a la Seguridad del Estado en mi blog. Sigan los dos, tu, el Jo y el Soto, que van a llegar muy lejos con esos poemas, y quizás algún día irán a hacerle compañía a los *Cinco Héroes*. O deberían ir a prisión. Allí van a tener tiempo para seguir escribiendo sus basuras.
Y sí, qué Dios los ayude y perdone,
Belkis
EDUARDO JO said...
No sé de dónde ha sacado usted que yo escribo malos poemas, pues nunca en mi vida he escrito alguno. Eso de acusar de comunista o miembro de la CIA a quien no nos gusta me suena demasiado familiar: reacción característica de los ultras de cualquier bando, pero graciosamente no es su caso, usted lo hace por simple estulticia. Si Reinaldo y los demás le escribieron o no, es cuestión ajena a mi albedrío. Yo, personalmente, tengo la misma opinión que ellos y que la mayoría de los cubanos que conocen el caso Padilla, sin embargo, jamás se lo comenté porque podría sonar hiriente para usted. Comience a pensar con su propio cerebro y no más con el del difunto, usted también es una persona y con un poquito de esfuerzo podría dejar de ser un apéndice de Padilla, un virus dependiente de su fantasma. No escriba sandeces y no recibirá comentarios críticos ante los que reaccionaría como la más vulgar verdulera. Al criticar de esa manera los poemas de Reynaldo, que están al alcance de todos, y vaciarse en elogios a "La Lupe" de Almeida, hace público su total desconocimiento sobre poesía (¿No aprendió algo en todos sus años al lado del poeta?), o al menos su mal gusto. No gastaré más de mi tiempo en esta cuestión, pues he llegado a la conclusión que usted no está en su sano juicio. Le dejaré el espacio a los aduladores que tanto daño le hacen. No olvide su pastillita antes de dormir. Buenas noches.
Belkis Cuza-Malé said...
“Por sus frutos los conocereis”, dijo Jesus.
Usted y su compinche el Reynaldo Soto son parte de la crapula que la Seguridad del Estado ha diseminado en el exilio.
Hasta aqui le concedo la gracia de dirigirme a usted. Solo para recordarle que David Buzzi era no solo capitan de la Seguridad, de la que decia haberse dado de baja, sino un chivato consumado. Me constaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Ese seudónimo que usted usa "Eduardo jo" lo delata tambien. Ya conozco su verdadera identidad.
Deje de escribir o me vere obligada a decir todo lo que se de usted.
Que Dios lo perdone, y le bendiga,
Belkis
EDUARDO JO said...
Lamento haber entrado en esta polémica con usted, le pido mil disculpas, si hubiese conocido de antemano su discapacidad mental jamás lo hubiera hecho.
Enregistrer un commentaire

Articles les plus consultés