los ruidos, #marga


La felicidad necesita del propio hogar. No puede tomarse de jardines ajenos.

pintora :Kate Morton

Ruido piadoso. A las tres, la boda de novios equivocados.  Se reprochan pensamientos raros, cuando dan el sí. El responde a una llamada con Bach en celular e informa a la novia, a boca e’ jarro: " fulana no va bien”. Se refiere a la ex.
Lanzamiento inesperado de  flores, grita el padre, amenaza el hermano, forma escándalo el tío.  El  novio cede porque parten caras con la mirada.  La lluvia suena a frufrú  de sayuela quemada.

Ruido de resplandor insoportable. El humillo de la chimenea ensucia el cielo que roza y asciende unos centímetros por encima de los tejados. Ascensión  malinterpretada por el denso resplandor que aúlla ocre tarde sobre la vaquería.

      Ruido de error. Clic de escopeta, acecha el lobo.

Ruido de muela.  Al borde de la civilización,  no recuperan del crac-crac que extrae pero olvida la raíz.

Ruido de flor naciente. La primavera ahogada en el chubasco,  roza, se adapta, resiste y  come la nariz.

Ruido de ayuno. Al alba, lamentos del Ramadán. Pan con queso y mordida en la esquina. Cerca de cincuenta árabes desaprueban con la mirada, menos el chino de la tienda que dice sí con la cabeza y levanta cejas. Del chino desconfían, invitó a Majombe y metió  paliza. Después confesó  que eran cartas ancianas. Hasta los chinos pierden.

     Ruido de pescado. La poeta anota una frase inconclusa que provoca múltiples lecturas elementales, pero solo  encuentra versos cuando rellena  sudoku.

Ruido negativo.  Posee la visible cualidad que  hunde.

Ruido de ovarios. Canta como una sirena marinada en limón y comino, dispuesta a dejarse engañar.


Ruido triunfal. La ostra dentro de la concha profetiza éxito.

-Margarita García Alonso, Textos inéditos, marga
Enregistrer un commentaire

Articles les plus consultés