Le Choléra

Le Choléra, Cover illustration for Le Petit Journal, Sunday, December 1, 1912



POR Charo Guerra Ayala


Cada quien sabe a lo que se expone cuando viaja en una guagua. Ya Carlos Ruiz de la Tejera (que en paz descanse) se ocupó de explicarlo. Hoy, al mediodía, desde mi asiento, o sea en posición privilegiada (en una guagua X), vi cómo prácticamente subían a un hombre delgado, de casi 70 años. Las distancias dentro del ómnibus son imposibles de medir, por eso no pude llamarlo y cederle mi lugar, por otra parte, él no habría aceptado. Lo vi dejarse llevar por “la circunstancia” y colocarse donde pudo, cuando pudo… Iba en las nubes. Humilde y brillante, pensé. Quizás, en ese mismo instante, otro autor anotaba su nombre a pie de página por citarlo y considerar con justicia que sus estudios son bibliografía obligatoria en Cuba (otra conducta sería fraudulenta). Cuando me bajé de la guagua, todavía me quedé observándolo unos minutos desde la acera. Por fin se había sentado, pero seguía abstraído. Sí, estoy segura de que las guaguas son una versión del infierno. Una especie de entrenamiento para que sepamos qué nos espera en el más allá. Menos mal que los procesos creativos de algunos genios son tan tenaces y complejos que no se paralizan ante el posible fuego diabólico.

Enregistrer un commentaire

Articles les plus consultés