dimanche 26 mars 2017

Me, He, She, They, We, ©Margarita GarcíaAlonso



ESCRITURA NSIBIDI I


Símbolos egipcios y sus significados Nsibidi sistema de escritura 

ESCRITURA NSIBIDI
El significado de la palabra nsibidi es incierto; según algunos procede del verbo sibi"cortar", pero según otros procede de una palabra ibo sibdidi"jugar", porque ellos aprenden estas cosas jugando con los idiok "monos babuinos"; hay otros aún que piensan que se deriva del verbo nchibidi"volverse".
Algunos signos nsibidi son conocidos de mucha gente pero la mayoría de los símbolos sólo los conocen aquellos que pertenecen a la sociedad secreta nsibidi, en la que los hombres eran iniciados tras un periodo de preparación. para los no iniciados los signos son misteriosos y por lo tanto mágicos, capaces de hacer daño por la 'medicina' usada en su elaboración. Hay varias clases de nsibidi que los extraños pertenecientes a otras sociedades no entienden mientras que los signos comunes a todas las sociedades son a menudo tatuados en la cara, brazos, piernas, etc.
En general los nativos tratan de esconder el conocimiento de esta escritura; Se usa también para avisar pública o privadamente de algo, prohibir que la gente vaya a un cierto camino, avisar a un amigo de algún peligro o proclamar los deseos de un jefe. Durante mucho tiempo se escribió en tallos de palma incisos o pintados.
Según una tradición local esta escritura se originó entre los uguakima, grupo étnico de la tribu ibo que vive entre Ikorana en el río Cross y Uwet en el río Calabar. Sin embargo, los ekoi afirman ser los inventores de este sistema.
Algunos estudiosos han detectado ciertos parecidos entre el nsibidi y los jeroglíficos egipcios, siendo uno de los más importantes el signo para "casa", que en nsibidi es un rectángulo, cuando las viviendas que ellos usan son redondas.



La escritura nsibidi de los uyanga de Nigeria fue usada en principio sólo por los miembros de la sociedad secreta nsibidi, aunque algunos signos eran entendidos también por los extraños. La nsibidi, desconocida hasta 1905, es una escritura puramente ideográfica que utiliza signos ya muy convencionales al lado de representaciones simbólicas.

El sistema de escritura nsibidi es ideográfico y se desconoce su fecha de comienzo de uso, pues se trata de un sistema secreto. El sentido de la escritura es de izquierda a derecha.



En lo tocante a simbología africana, lo más conocido actualmente aparte de la escritura kemítica (egipcia) son los símbolos Adinkra, sin embargo es conveniente saber que en África existieron otros muchos sistemas escriturales y simbólicos. Los símbolos Nsibidi (también llamados Nsibiri, Nchibiddi o Nchibiddy) son un sistema de escritura complejo que combina elemento ideográmicos, logográficos y silábicos, tradicional del sur de la actual Nigeria. El nombre nsibidi hace alusión a una sociedad secreta religiosa creadora del sistema de escritura.

Los símbolos o sistema de escritura Nsibidi tiene aparentemente su origen en el pueblo Igbo aunque según otras teorías basadas en la tradición oral habrían sido inventados directamente en el seno de la sociedad secreta religiosa Ekpe de los clanes Efiks e Ibibio, de la región de Calabar, donde se encontraban los antiguos reinos de Akwa Akpa y el Reino de Calabar.

Algunas investigaciones recientes basadas en excavaciones arqueológicas remontan los orígenes de este sistema picto-ideográmico hasta al menos los siglos XV o XVI, aunque podrían ser muy anteriores. Según esta línea de investigación histórica, la primera forma de escritura del idioma igbo habrían sido los pictogramas desarrollados por el pueblo Ekoi (o Ejagham). Estos pictogramas se habrían extendido entre los grupos Igbo y otros residentes en la misma región geográfica en torno al año 1500, momento en el que se desarrollaron en la zona diversos estados de gran prosperidad económica y cultural, para posteriormente pasar a ser del dominio exclusivo de algunas sociedades secretas locales como la de los Ekpe (o Egbo). El Nsibidi también habría sufrido algunas influencias europeas a partir de la aparición en la zona de los portugueses.

El Nsibidi, y otras formas de escritura africana, viajaron a América, debido al Maafa esclavista, y son utilizadas en las sociedades secretas de las religiones africanas. Es el caso de la iniciación anafourana del Abakuá en Cuba y otras religiones sincréticas, en Cuba y Brasil fundamentalmente.

Símbolos del abakuá

algunos de los símbolos africanos Nsibidi más conocidos y su significado:


Agua

Amor 
Árbol

Belleza femenina

Bienvenida, bienvenidos

Calabaza, recipiente

Vivienda, casa

Charla, conversación

Divorcio, separación 
Entrada 
Guerra (Hombres + Machete o espada) 
Guerrero 
Descendiente, hijo, hija 
Hombre 
Jefe 
Leopardo 
Luna 

Machete, espada

Mercado 
 Mujer

                                    
Música 
País, nación 
Bananero 
Pluma 
Puerta 
Raíces 
Serpiente 
Sombrilla 
Tortuga

El Nisibidi es un sistema complejo y compuesto de escritura que exigía el conocimiento de en torno a 500 símbolos y que sirve al efecto de realizar narraciones completas como en el ejemplo consignado por el investigados J. K., Macgregor que hace referencia a un juicio:
(a) El juicio se llevó a cabo bajo un árbol, como es costumbre,
(b) las partes en el caso,
(c) el jefe que lo juzgó,
(d) su personal (que están encerrados en un círculo),
(e) es un hombre susurrando al oído de otro justo fuera del círculo de los interesados,
(f) denota todos los miembros de la parte que ganó el caso.
Dos de ellos (g) están abrazados,
(h) es un hombre que sostiene un paño entre el índice y el pulgar en señal de desprecio, y que no se preocupa por lo que se dice
Las líneas recta y curva (i) significan que el caso era difícil, que la gente del pueblo no podía juzgar por sí mismos, por lo que envió a los pueblos de los alrededores para llamar a sus sabios y el caso fue juzgado por ellos (j) quienes dictaron sentencia; (k) denota que se trataba de un caso de adulterio.

DIVERSAS FUENTES

Cristo en el desierto

Christ in the Wilderness, 1515-1520, Bonvicino, Brescia, Italy

The Art of Wilhelm Kotarbinski

“The Temptation” by Ilya Repin, 1901

Encontramos a Cristo tentado durante su retiro en el desierto. Curiosamente, este tema evangélico de las tres tentaciones de Cristo es una de las más repetidas en el arte cristiano y que más se  desarrolla en la iconografía a través de las diferentes corrientes artísticas.


BELLEZAS




ARCANGEL GABRIEL


La granja a ostras de María Antonieta de Francia, en Etretat.

La granja a ostras destinada a la mesa real de Luis XIV y María Antonieta de Francia, quien las apreciaba especialmente cuando venían de  Etretat. Vista desde los acantilados.

En la costa de Normandía, a unos veinte minutos de casa, se encuentra Etretat, codiciado punto turístico, con un extraordinario mirador en lo alto de los acantilados.

En 1783, nadie podía imaginar el huracán revolucionario que barrerá Francia años más tarde.   En esa época, Etretat era un simple  pueblo de pescadores, unas cuantas chozas y  una pequeña guarnición  para la protección de una torre de vigilancia.

Un buen día de 1783, Mathieu Philibert Joseph Fabre, Barón de Bellevert  (1730-1797),  se detuvo en el dominio al tomar un camino equivocado. Este hombre era un emprendedor y no está en su primer intento de buscar fortuna.  De hecho, había hipotecado  la riqueza de su padre en operaciones arriesgadas. Pero ahora le asiste una idea,  aparentemente rentable,  la construcción de una granja de ostras en la bahía de Etretat.

El no viene solo, le acompaña la  Señora de Aspen, perteneciente a una  nobleza tan ficticia como la suya. En realidad se llama Agathe Dutremble y bajo el pretexto de ser su "ahijada" trabaja como intermediaria en algunas operaciones que  Fabre no puede ejecutar bajo su propia identidad.

El Barón de Bellevert compra un tramo de rocas de la costa  a un antiguo marinero de Etretat, para crear un banco de ostras. Estas ostras eran transportadas desde Saint-Vaast-la-Hougue o Cancale en el barco la Sirena,  para beneficiarse del agua limpia y sin sal de un  río subterráneo que desemboca en el mar,  cerca de la puerta de Aval,  y que todavía se puede observar durante la marea baja.

Gracias a esta agua clara,  mezclada con la del Mar de la Manche,  las ostras podrían reforzar y obtener un sabor muy particular, enfatizó el Barón a  la reina María Antonieta, quien daba lo que fuese por devorarlas.  La operación se llevó a cabo en un par de grandes estanques, para fortuna de este estafador, quien puso de moda, en la nobleza parisina,  el gusto por las ostras.

Sobre el Barón de Bellevert existen numerosos misterios y los pocos datos apuntan a considerables intrigas para hacer marchar su actividad.  El Barón fue un publicista muy inteligente para promover sus ostras, y obtuvo importantes transacciones financieras  que le llevaron a  la creación de la Alianza de ostras de  Etretat. Nunca se ha comprobado que estas ostras tuviesen poderes particulares, ni que las aguas del afluente transformaran su gusto, pero su negocio fue floreciente.

Pero hay otro misterio, evocado por Didier Audinot en El tesoro de los reyes de Francia (París, Editions Prospections, 1987): "Un  extraño ballet de  convoyes realizaba regularmente,  en ambas direcciones, el camino de Etretat/ París y Versalles."

El autor añadió que necesitaban 10 o 12 caballos para arrastrar un pequeño convoy  donde se suponía transportaban ostras. Es  posible que Bellevert entregara el marisco y también una carga más valiosa y mucho más pesada. Se supone que era la forma más fácil para trasladar de forma discreta y segura oro y objetos de valor.  A partir de ahí, estamos a un paso de establecer  la conexión con el "depósito de tesoro"  de los Bourbons o Capétiens cuya leyenda navega entre Rennes-le-Château y pasa por muchos otros lugares...

Maurice Leblanc, autor de las aventuras de Arsenio Lupin, localizó (en su obra) el tesoro de los reyes de Francia. Se encuentra  en la región de Normandía, especialmente por la zona de ETRETAT, lo cierto es que está por descubrir. Por el momento nos queda la costa horadara para el paladar de una reina y cientos de leyendas, hasta que el oro sea descubierto, si existe, en los parajes. Miles y miles de buscadores de tesoros se confunden con los turistas entretenidos en admirar el paisaje. Vale la pena llegarse a tanta hermosura, sea cual sea la razón,  la tentación, la historia, el oro y las intrigas de la corte remolinan entre los pasantes.



estas tres fotos son de Elen Tournadre, a quien agradezco la valiosa información.