vendredi 11 août 2017

Encomio de la imagen: JOSÉ KOZER CANTA Y PONE: ANAGAMI

Encomio de la imagen: JOSÉ KOZER CANTA Y PONE: ANAGAMI:   Todos sabemos que algunas gallinas no dan el curso debido al cacareo. Éstas resultan exasperantes. Tanto, que su timo pasó al ref...


…morir
nimbado quiero, de
luz crepuscular ceñido,
un estallido y ser alzado
por mantos vivos de
abejas a campos de
heno, reposar la
cabeza encima de
una dormida
muchedumbre de
cocuyos a punto de
despertar.


ANAGAMI, de José Kozer, es una sucinta colección de veinte poemas escogidos por el mismo José Kozer para Élitro Editorial del Proyecto Zompopos, y es a la vez una muestra de una obra gigantesca, una obra que se acerca a los cien títulos (publicados alrededor del mundo y en varios idiomas).  Kozer es un grafómano en el buen sentido de la palabra, aunque también vale denotarlo como lector incansable (lectorófago) y escritor constante; más bien un voraz de la letra: letra escrita ya, ya letra por escribir y que escribe.
En esta muestra poética, según apunta Michel Mendoza en el prólogo, “La escritura de Kozer es, sobre todo la de sus diarios y poemas, borrón y preparación dramática de una muerte que no es limpia, sino somática, espacio donde se confunden, superponen y suceden, humor y mística, escepticismo y fervor. En ella la asunción de cierta imperfección formal es uno de sus elementos más importantes, aquel donde se hace más evidente que el poeta pareciera aspirar a la unidad con lo primigenio más allá de los entornos difusos de la vida y el poema. Y esa unidad a la que ese gran escritor que es Kozer aspira con humildad y humor, no quiere excluir nada, no debería excluir nada. Solo así la renuncia, el deshacimiento ulterior, será completo”.

Aucun commentaire: