lundi 17 juillet 2017

Practicantes de Falun Gong en China, sistemáticamente asesinados para vender sus órganos en el Mercado internacional de trasplantes.

Las  evidencias revelan una terrible historia de asesinato y  mutilación en China. Los informes de testigos y médicos chinos revelan que miles de practicantes de Falun Gong han sido asesinados  para extraerles los  órganos que se venden -dejando enormes beneficios- en el mercado internacional de trasplantes.

Los carniceros  son el Partido oficial Comunista de China (PCCh), en colaboración con los cirujanos, las autoridades penitenciarias y militares.

Las víctimas son mantenidas en campos de concentración  hasta que sus órganos son  extraídos e inmediatamente sus cuerpos son cremados.

Esta  historia aterradora fue revelada, por primera vez, en marzo del 2006, cuando una mujer dijo que hasta 4.000 practicantes de Falun Gong fueron asesinados para usar sus órganos en el hospital donde trabajaba. También su marido, un cirujano del mismo hospital en la ciudad de Shenyang, noreste, reveló la extracción de  la cornea,  de prisioneros vivos, en  cerca de 2000 practicantes de Falun Gong.

Una semana más tarde, un médico militar chino no sólo corroboró el testimonio de la mujer,  también informó  que tales atrocidades  se aplicaban  en 36  campos de concentración en China. El más grande, con 120.000 prisioneros. Contó además que los  practicantes de Falun Gong son transportados en masa -de todo el  país- en trenes de ganado, por la noche y bajo una estrecha supervisión.



Los partidarios y activistas de derechos humanos de Falun Gong en el extranjero de inmediato comenzaron a investigar las alegaciones. Pasaron  llamadas a hospitales chinos fingiendo querer comprar un riñón o un hígado. Para su consternación, uno tras otro  confirmó abiertamente " sólo hay que venir y  encuentra el órgano en una semana ".

Conmocionados por estos informes, dos abogados canadienses para los Derechos Humanos pusieron en marcha su propia investigación. En julio de 2006, David Kilgour, ex Secretario de Estado canadiense para la región de Asia y el Pacífico, y defensor de los derechos humanos  y David Matas publicaron un informe de 140 páginas  donde destacan " lamentable, la conclusión es que las acusaciones son ciertas ". La investigación  concluyó que un gran número de órganos trasplantados en China desde el comienzo de la persecución a Falun Gong en China en 1999, podía haber sido proporcionada por los prisioneros ejecutados.

Los funcionarios del PCC  se aceleraron  entonces para destruir cualquier evidencia y sugirieron "visitas guiadas",  también retiraron los sitios web que ofrecían los órganos para la venta (aunque demasiado tarde, los investigadores habían sido capaces de retener imágenes de estas páginas web).

Un sitio web chino se jactó de proporcionar órganos compatibles, de 1 a 4 semanas, los médicos expertos  consideran imposible a menos que los hospitales chinos tengan acceso a un gran número de "donantes" de órganos vivos.

Minghui publicó un extenso informe sobre la sustracción de órganos en 2016 (en Inglés):

Minghui Human Rights Report : Falun Gong Practitioners Systematically Murdered in China for Their Organs.


Les pratiquants de Falun Gong systématiquement tués pour leurs organes en Chine

Aucun commentaire: