jeudi 11 mai 2017

La advertencia.

Le habían dado la oportunidad de enmendarse cuando le retiraron el carné de conducir. Suena feo y malo, pero fue advertencia, un milagro, la posibilidad de otra vida, pero no aprovechó y termina como una criminal irresponsable.

Mavi Sánchez, de 28 años, no tenía permiso de conducir desde 2013, porque dio positivo en un control de alcoholemia . No hizo el curso de reeducación vial indispensable para volver a conducir, quizás hasta se burlaba de su hazaña.

La joven provocó la tragedia de Oliva (Valencia), con dos ciclistas fallecidos, tenía retirado el carnet desde hace cuatro años. Aquí la vemos justo después del accidente. La foto impresiona, tiene todo el peso del destino en la espalda y toca tierra, después de sobrevolar drogada y cortar vidas.

El juez la ha mandado a prisión comunicada y sin fianza acusada de dos delitos de homicidio imprudente, tres de lesiones por imprudencia grave y uno contra la seguridad vial.

El accidente ocurrió cuando la joven volvía de fiesta. En una recta se durmió o perdió el control del coche y atropelló al grupo de ciclistas. Ni siquiera intentó frenar, porque no hay huellas en el asfalto.
Dio positivo en cocaína y también en alcohol. Casi cuadruplicó la tasa permitida.

Aucun commentaire: