vendredi 5 mai 2017

El Pelícano de los Rose Croix

La Joya de los Rose Croix, de J. Augustus Knapp.


Igne Natura Renovatur Integra (latín) Por el fuego la naturaleza se restaura en la pureza, o la materia pura es restaurada por el espíritu.  El lema rosacruz medieval  significa que el funcionamiento del fuego interno del espíritu, al operar libre y desencadenado sobre los velos circundantes, reduce estos velos en unidad con sí mismo, de modo que la naturaleza pura, completa o original se restaura a su esencia primordial.

Así, en su aplicación al ser humano, cuando una persona vive enteramente bajo la luz o el fuego del espíritu o del dios interior, todos sus velos de conciencia se fusionan con el fuego interno, para que su ser espiritual original sea restaurado y se convierta en un Dios hombre.

 El Pelícano es un símbolo de la expiación y el Redentor y se encuentra a menudo en murales cristianos, frescos, pinturas y vidrieras. Se creía que el pelícano se lastimaba para alimentar a sus crías con su propia sangre. En el himno "Adoro Te", Santo Tomás de Aquino se dirige al Salvador como "Pelícano de Misericordia, límpiame en Tu Preciosa Sangre". Incluso se hace alusión a esta creencia en "Hamlet" (acto iv): "Para su bien Amigo tan ancho que abriré mis brazos."

En el simbolismo masónico -dice Hall-, la sangre del pelícano representa la Obra Secreta por la cual el hombre es elevado de la esclavitud de la ignorancia a la condición de libertad conferida por la sabiduría.

Aucun commentaire: