dimanche 30 avril 2017

Tengo todo lo que necesito

Vivo en un departamento. Tengo todo lo que necesito a todas horas. ¿Por qué iba a vivir en una casa vacía? Vosotros necesitan estar felices para vivir, yo no.
—Keanu Reeves. Actor canadiense de origen libanés.



Job III

Y después abrió ansí Job su boca, y maldijo a su día. 

Y clamó Job, y dijo: ¡Perezca el día en que yo naciera, y la noche que dijo: Concebido varón! 

Aquel día sea escuridad; no le busque Dios de arriba, y no resplandezca sobre él la claridad. 

Entúrbiele escuridad y tiniebla; more sobre él muerte; asómbrele amargura. 

A aquella noche tómela tiniebla; no se ayunte con días de año, y en cuenta de meses no venga. 

Aquella noche sea solitaria; no venga canto en ella. 

Maldíganla los que maldicen el día dispuestos a despertar a leviathán. 

Entenebrézcanse las estrellas de su noche; espere luz y no, y no vea alboradas de mañana. 

¿Por qué no cerró las Puertas de mi vientre, y encubrió lacería de mis ojos? 

¿Por qué del vientre no muriera; y del vientre saliera y expirara luego? 

¿Para qué me anticiparon las rodillas? ¿Y para qué tetas que mamé? 

Porque agora yaciera y sosegara; durmiera entonces, reposo a mí. 

Con reyes y consejeros de la tierra, los que edifican despoblados para sí. 

O con príncipes, señores de oro, los que hinchen las casas de plata. 

O como abortado escondido no fuera; como chiquitos que no vieron luz. 

Allí malos cesaron de hacer alboroto: y allí reposaron alcanzados de fuerza. 

Juntamente los encarcelados sosegaron, no oyeron voz de acreedor. 

Pequeño, y grande allí ellos; y esclavo horro de su señor. 

¿Para qué se dará al desastrado luz, y vida a amargos de corazón? 

¿A los que esperan la muerte, y no ella, buscáronla más que tesoro? 

¿A los que se alegran con regocijo, y se gozan cuando hallan sepultura? 

¿A varón a quien su camino le fue encubierto, y le cubijó Dios con tiniebla? 

Porque antes de mi pan mi sospiro viene, y corren como agua mis gemidos. 

Que temor temí, y vínome, y lo que temí vino a mí. 

¿No me apacigüé, y no me sosegué, y no reposé? Y vino temblor.

Aucun commentaire: