lundi 17 avril 2017

Otra acepción de la lluvia, Joaquín Gálvez, en Retrato desde la cuerda floja.

Otra acepción de la lluvia
Cuando yo contemplo la lluvia, vuelvo a conversar 
con mi padre.
Acaso porque la lluvia es su rostro ubicuo,
el territorio donde siempre se reúne con este hijo
que se fue al extranjero.

Mi padre y yo fundamos una comunión:
un juego que se sigue extendiendo en la lluvia.
Y así, a prueba de lluvias,
nos descubrió Gene Kelly en un anfiteatro e barrio.
Y la memoria se convirtió en la mejor pesca del riachuelo
-el mapa que lo libera de una geografía anodina -.
Por eso, junto a mi padre, en aquel estadio 
ningún juego se suspendió por lluvia.

Y en cualquier parque, y en cualquier feria,
y en todo carnaval de la intemperie,
la lluvia nos ofrendó lealtad cual infalible techo.

Y ahora sé por qué llueve:
nunca nos separamos en el espíritu de la lluvia.

Joaquín Gálvez, de su libro: Retrato desde la cuerda floja.


Aucun commentaire: