mercredi 19 avril 2017

el Robin Hood de la ignorancia.

‘Situation Theater’ / 'Status Theater’ troupe - ‘Tale of the Whale Witch’ poster, 1975 - design by Katsuyuki Shinohara


Por
José M. Fernández Pequeño


Créanme, Facebook ha traído a la humanidad casi tanta satisfacción como Viagra. Aunque por razones diametralmente opuestas, justo es consignarlo. Viagra aportó en su momento la razón dura, mientras que Facebook la complementó algo después con la opinión blanda. Esto es, la posibilidad de ser un científico polivalente y universal a muy bajo esfuerzo. Se trata de un ejército de pistoleros veloces que recorre los muros impenitentemente, hasta encontrar un tema de discusión abierto. Entonces el científico feisbuqueano vuela hacia Google y hace una vertiginosa investigación, copia datos de aquí, memoriza criterios de allá... y regresa a echar todo eso sobre el debate en larguísimas, intolerantes y a veces ofensivas intervenciones. Él (o ella) no tiene idea de cómo funciona en la realidad ese asunto, ni menos ha podido verificar la confiabilidad de las fuentes consultadas... ¿para qué?, en realidad lo único importante es vivir la euforia de ese momento, ejercitar unos segundos el postmoderno oficio de la opinión blanda e inconsecuente, ser finalmente el Robin Hood de la ignorancia.

Aucun commentaire: