mercredi 8 mars 2017

Opiniones conflictivas

“Suction cups of Teuthoidea squid.” Die Cephalopoden, I. Teil, 1921.
El chupa chupa del calamar.

Por
Cuando a una mujer le dicen que está embarazada, en el ultrasonido le preguntan, ¿quieres saber el sexo del bebé? y cuando dicen que sí.. le dicen: es un varoncito, o es una niñita...
Hasta ahora no le dicen Es un Niño Trans, ni tampoco le dicen Es una Niña Trans.
Y cuando saben que se trata de un niño, porque "parece una tortuguita", o niña porque parece una "conchita", la imagen del ultrasonido, no he escuchado que los padres, o la madre diga:
"Estoy feliz, mi niño trans nacerá, enseguida me he dado cuenta de que es una niña atrapada en el cuerpo de un hombre"
Hay algo que se llama endocrinología, en ella se habla de hormonas... (proteínas, por supuesto), algunas para caracteres femeninos y masculinos... como también hay algo en la embriología que se llama células totipotenciales... y toda la genética, pequeñitos, está igual influenciada por el "ambiente"... el ambiente no se refiere al aire que respiran, sino al entorno en el que el ser va creciendo, desde el proceso formativo en el vientre.
Al nacer si tienen pene son varoncitos, si tienen vagina son hembritas, y en ocasiones pueden tener ambnos genitales.
Poco a poco la genética del individuo, sumado al ambiente en el que se desarolla (cultural, familiar, alimentación, medio ambiente mismo), hará desarollos en su cuerpo.
A esos niños, su idioma se lo entregan aquellos que se hacen cargo de ellos, tal como le entregan procedimientos conductuales, miedos, traumas, libertades, ciencia, cultura... todo lo que lo rodea tendrá una manifestación en su fenotipo.
Y con el paso de los años, tomará las decisiones, que las mismas hormonas vayan impulsando en los cambios que ocurrirán en su cerebro.
Todos, varones y hembras, poseemos las mismas hormonas, lo que cambia, son las cantidades en que son liberadas desde nuestras glándulas, y esas hormonas tendrán influencia en nuestro cerebro, tanto como en nuestra fisiología, y se retroalimentarán.
Hasta ahora, a esos embriones que luego se tranforman en fetos, y a los que se les puede observar la genitalidad por ultrasonido, para ver si son varoncitos o hembritas, los mismos adultos que los recibirán, comenzarán a influir en ellos. Una de esas primeras influencias es la asignación de un Nombre (uno de los derechos de los niños y niñas a nivel internacional). Y ese nombre que se le asigna, le es asignado por los padres.
Entonces cuando le dicen: tendrás una hembrita, porque se miró una conchita en el ultrasonido, los padres, o la madre, comienzan a buscar "nombres de niña", para recibirlo, para comenzar a nombrarlo. Y hasta hoy, pocos caso hay en los que aquel embrión, que luego pasa a ser feto, aun en el vientre de la madre, le nombren Arturo si se trata de una hembrita, o le nombre Alicia, porque miraron que es una tortuguita la imagen del ultrasonido.
Esa, como muchas otras durante el embarazo, es ya una primera influencia de los adultos sobre sus hijos.
Y hasta cuando hormona-fisiología-cerebro vaya madurando, es cuando tendrán pensamientos, deseos, en los que van estableciendo el género al que desean pertenecer.
Pero eso no ocurre entre los 0 y los 6 años, no ocurre entre los 3 y 5 años, como he leído por algunos sitios (blogs la mayoría), sino a partir de los seis años, y se va acentuando conforme se camina dentro de la pubertad.
No he visto, hasta hoy, que los jardines de niños en México, tengan un solo baño, no... sino que hay baños de niñas y de niños, siendo que entre los 3 y 5 años (edad preescolar para el jardín de niños en México), no se ha diferenciado su ideal de sexo, y mucho menos de que no puedan convivir en un solo baño. Ya se hace una diferenciación. Pero esa diferenciación (baños de niños y niñas, nombres de niños o de niñas, uniformes de niños y de niñas, etc) no la hacen los niños y las niñas, sino los adultos padres, maestros, autoridades escolares, autoridades de gobierno.
Decisiones que siguen tomando los adultos, y no los niños. Y que seguirá haciéndose, porque somos los adultos los que seguiremos teniendo la educación de los niños y niñas (para bien o para mal) de toda sociedad.

Aucun commentaire: