samedi 18 mars 2017

Mallarmé y la experimentación literaria.






18 de de marzo de, 1842 Nacimiento de Stéphane Mallarmé.
Nombre real Stephen Mallarmé. 

Stéphane Mallarmé nació el 18 de marzo de 1842 a  París. Huérfano de madre, niño sensible y solitario, fue colocado en varias pensiones, a Auteuil  después en Sens, donde pasó  años de infelicidad.  Estaba destinado por su familia para entrar en la administración, pero fascinado por Edgar Allan Poe, "el poeta cansado de la cruz de la vida", prefirió recurrir a la enseñanza de Inglés en Tournon, Besançon, Aviñón y finalmente a París en 1871.

Lo esencial de la existencia de  Mallarmé reside en su experiencia poética y espiritual. Bajo la influencia de Théophile Gautier, y aún más de Charles Baudelaire y Poe, Mallarmé comenzó muy temprano a escribir poemas en la sombra de los parnasianos.  Envió algunos, en 1866,  al Parnaso contemporáneo y todos fueron aceptados, entre ellos "Azul" ("Estoy fascinado. Azul Azul !! !! !! Azul Azul !!!") o "Brise Marine" se hicieron famosos . Estos primeros poemas, escritos entre 1862 y 1864 muestran  el estilo de  escritura  Baudeliano  y expresan el dolor de un ideal inalcanzable. En 1866, su  escritura cambió radicalmente ( "! He muerto y resucitado!").

En este tiempo, Mallarmé también colaboró ​​en diversas revistas, publica una traducción del Cuervo de Poe, en el Renacimiento artístico y literario (1874) y textos  como "El demonio de la analogía" que apareció en la Revista Nuevo mundo (1874).

A partir de 1870,  su  poesía  se transforma en más personal y hermética, plena de audacias lexicales y sintácticas, desaparecen "las alocuciones, ceden la iniciativa a las palabras" citemos,  El virgen, el vivaz y el hermoso... ", "un encaje es suprimido"..!"y el soneto en YX ("!puras uñas en alto dedicando su ónix ...! ".

Mallarmé escribió en verso, un fragmento,  de su obra maestra, Herodías, especie de juego poético acerca de la dificultad de ser. Mallarmé declaró que su objetivo era " pintar, no  la cosa, pero el efecto que produce." La pieza  fue publicada por partes, en el segundo Parnaso, 1871, pero nunca se completó.

Su poema "La siesta de un fauno" fue rechazado por Lemerre en 1874.  Mallarmé se dedicó entonces a obras literarias más "fáciles", como escribir un prólogo al  "Conde Vathek",  de William Beckford (1876) ; también redactó " santuarios y tributos" acerca de " La tumba de Edgar Allan Poe (1877); un libro de texto escolar (Palabras en inglés) y la adaptación francesa de un ensayo sobre la mitología de G. W.  Cox,  los  'Dioses antiguos'  (1880). Estas dos últimas obras conservan en el lenguaje restos de las reflexiones de Mallarmé .



La siesta de un fauno fue finalmente publicada en 1876. En 1877,  terminó  la colección Poemas de Stéphane Mallarmé (1887) y un  Album de verso y prosa (1887). Al año siguiente publicó las traducciones que hizo de los poemas de Poe.

Poco a poco, se reconoció su poesía, gracias a Paul Verlaine y los poetas malditos (1883) y gracias a Joris-Karl Huysmans (con 'Hacia atrás', 1884), a quien,  a su vez,  el poeta rindió  homenaje en Prosa para Des Esseintes,  en 1885. Mallarmé  comienza a ser conocido en un entorno restringido  y las tertulias"martes",  89 rue de Rome,  atrajeron a escritores jóvenes,  junto a viejos simbolistas: Gustave Kahn, Saint- Pol Roux, Henri de Régnier, Paul Claudel, Paul Valery, André Gide y Pierre Louÿs.



Al retirarse  en 1893, Mallarmé se instala en su casa de campo en Valvins, cerca del Sena, para componer su gran obra, el "Libro" Pero murió prematuramente, el  9 de septiembre de 1898,  justo en el momento en que un poema que reflejaba gran parte de sus aspiraciones poéticas acababa de aparecer en la revista Cosmópolis "Una tirada de dados jamás abolirá el azar" (1897).




Ese poema se presenta como  una extensa sentencia cuya tipografía compleja forma una constelación negra en las páginas blancas. La inmensa obra  inacabada de Mallarmé queda simplemente  para 'mejor estudio" pues " No hay legado literario [...]"

En los artículos reunidos en 1897 (Crisis de versos, la Música y las Letras, etc.) bajo el título 'Divagaciones' aportan una idea de la meditación de Mallarmé sobre la crisis en la literatura y la necesidad de recuperar su valor sagrado.

Gran parte de los textos de Mallarmé fueron publicados después de su muerte: una edición ampliada de los poemas de Stéphane Mallarmé apareció en 1899,  "Versos de  circunstancia"  en 1920 y Igitur o la locura de Elbehnon ( cuento de fantasía filosófica escrito entre 1867 y 1870) en 1925. Su extensa correspondencia también fue publicada entre 1959 y 1985. Además,  fue  reeditada "La última moda", una revista femenina que el poeta escribió y publicó.

Stéphane Mallarmé  perdió a su madre a los seis años, y fue testigo de la muerte de su hermana María,  cuando tenía trece años. Esta doble muerte en la infancia,  explica cierta nostalgia irresistible en  los primeros poemas ( los más traducidos para lectores hispanos).  El erotismo en su poesía quedó marcado por estas dos mujeres desaparecidas, idealizadas e inalcanzables y durante buena parte de su obra las evocó en  jóvenes castas, tímidas, intangibles (la castidad de Herodías),  donde incluso  pintó a las amantes con rasgos maternales.



Poco a poco, sin embargo,  en "Excavación de los gusanos" Mallarmé se separó de esa sensualidad original, para tomar una dirección sin precedentes. Su trabajo es, de hecho, el  primero que rompe todos los lazos con la experiencia humana para convertirse en  "experimentación literaria". 

Mallarmé quiere inducir  al lector en error mediante el juego,  corta el verso para que provoque rechazo, y  la complejidad de la construcción  se adentra en la rareza del vocabulario (utilizado por su significado etimológico más que por  su significado actual), con el  objetivo de aportar  "la oscuridad sagrada al poema, el cual  solo puede iluminarse en la reconstrucción". Mallarmé quiere hacer "una palabra totalmente nueva,  extranjera a la lengua,  como un hechizo" que "pague por  el defecto del idioma".

Para el poeta, la palabra poética es la ausencia de "cosa": "Yo digo una flor  y,  mi voz abandona cualquier contorno,  algo más que el cáliz se eleva musicalmente, la idea es suave, ausente de todos los ramos de flores." El desafío de esta poesía es la creación de un poema absoluto ( Mallarmé aporta, en cierto modo, el lado poético del idealismo hegeliano). Paul Valéry dijo de Mallarmé, que para leerlo había que aprender a leer de nuevo. Una afirmación que suena como una advertencia.

La obra inacabada de Mallarmé  sugiere  que el fracaso de  la literatura  es quizás una de las premisas de la experiencia literaria. Hago hincapié en esto pues la web en español está repleta de sus primeros poemas, ahogando al creador, experimentador y revolucionario artista y Ser que fue Mallarmé, a ustedes de descubrir su trazo, sus dibujos, sus caligrafias, en lo adelante.  MGA



Édouard Manet, Portrait de Stéphane Mallarmé, 1876.




Stéphane Mallarmé, dessin pédagogique pour ses cours d'anglais - Les possessifs, Manuscrit Paris, Bibliothèque Jacques Doucet.



El virgen, el vivaz…

Stéphan Mallarmé


El virgen, el vivaz y el hermoso día de hoy
¡Nos desgarrará con un golpe de ala ebrio
Este lago duro olvidado que pena bajo la escarcha
El transparente glaciar de los vuelos que no han huido!
Un cisne de otrora recuerda que él es
Magnífico pero que sin esperanza se rinde
Por no haber cantado la región donde vivir
Cuando del estéril invierno resplandeció el hastío.
Todo su cuello agitará esta blanca agonía
Por el espacio infligida al ave, que lo niega,
Pero no el horror del suelo donde el plumaje está preso.
Fantasma que a este lugar su puro brillo asigna,
Él se inmoviliza en el sueño frio de desprecio
Que viste en medio del exilio inútil el Cisne.



Brisa marina


¡La carne es triste, ay! y ya agoté los libros.
¡Huir, huir allá! Siento a las aves ebrias
De estar entre la ignota espuma y los cielos.
Nada, ni los viejos jardines que los ojos reflejan
Retendrá el corazón que hoy en el mar se anega,
Oh noches, ni la desierta claridad de mi lámpara
Sobre el papel vacío que su blancura veda
Y ni la joven madre que a su niño amamanta.
Partiré ¡Steamer que balanceas tu arboladura,
Leva ya el ancla para la exótica aventura!

Un Tedio, desolado por crueles esperanzas
Cree aún en el supremo adiós de los pañuelos,
Aunque, tal vez, los mástiles que invitan huracanes
Son aquellos que el viento doblega en los naufragios
Perdidos, sin mástiles, sin mástiles ni fértiles islotes…

¡Mas, oh corazón mío, escucha la canción de los marinos!



Aucun commentaire: