jeudi 16 mars 2017

Libro de las constelaciones de las estrellas fijas, de Al-Sufi

tratado de astrología islámica de ‘Abd al-Rahman ibn’ Umar al-Sufi


El astrónomo ‘Abd al-Rahman ibn’ Umar al-Sufi, conocido  como al-Sufi, nació en Persia (actual Irán) en 903 d.C. y murió en 986. Trabajó en Isfahán y en Bagdad, y es conocido por su traducción del griego al árabe de Almagest del antiguo astrónomo Ptolomeo. La obra más famosa de Al-Sufi es Kitab suwar al-kawakib (Libro de las constelaciones de las estrellas fijas), que publicó alrededor del 964. En este trabajo, al-Sufi describe las 48 constelaciones establecidas por Ptolomeo y añade críticas y correcciones propias.


El libro de Al-Sufi  ejerció una enorme influencia en el desarrollo de la ciencia en Europa. El trabajo fue copiado y traducido con frecuencia. Esta copia, de las colecciones de la Biblioteca del Congreso, se produjo en algún lugar de Asia central o sur, hacia 1730, y es una copia exacta de un manuscrito, hoy perdido, preparado para Ulug Beg de Samarcanda (actual Uzbekistán) en 1417 [820 AH]. La Biblioteca Nacional de Francia tiene un manuscrito de Kitab suwar al-kawakib que fue preparado para Ulug Beg en 1436.












El conocimiento astronómico más antiguo fue desarrollado principalmente por sabios árabes y persas y era frecuente la traducción al griego o al latín de obras escritas originalmente por sus autores en una lengua oriental. Pero también se daban casos en contrario.

Los científicos de Alejandría estaban en una especie de punto medio, en una ciudad egipcia, encrucijada entre Occidente y Oriente, casi siempre dominada por el imperio romano. Claudio Ptolomeo (100 – 170) fue uno de los astrónomos más lúcidos de la antigüedad y su tratado, Almagesto, que escribió en griego, fue el paradigma de la astronomía por casi mil años.

Al Sufi fue el encargado de traducir el Almagesto al árabe, poniendo su ciencia al alcance de los sabios orientales que solo conocían ese idioma. Se considera que  Al Sufi fue el primer astrónomo en observar la galaxia de Andrómeda. La describió como una pequeña nube en la constelación de ese nombre. En 1925,  Edwin Hubble demuestra que Andrómeda es realmente otra galaxia diferente a la Vía Láctea, dando inicio a la era intergaláctica.

 Al Sufi fue el primero en dar cuenta de la existencia de la Gran Nube de Magallanes, la tercera galaxia más cercana a la Vía Láctea,  visible a simple vista desde pocos lugares.

Al Sufi pudo verla desde el actual Yemen, en el extremo suroeste de lapenínsula arábiga, y hubo que esperar 500 años para que el navegante portugués Fernando de Magallanes se convirtiera en el primer europeo en observarla, durante su viaje austral, de donde proviene el nombre de la galaxia.

Aucun commentaire: