vendredi 3 février 2017

Harpie/ POEMAS DE Emily Dickinson





POEMAS DE Emily Dickinson

Incluso el Rey se rinde a la locura
de este tiempo vernal, mas el payaso
es sin duda de Dios el predilecto,
puesto que aquel valora tiernamente
esta metamorfosis memorable,

experimento de verdor divino
que parece el espejo de su alma
colorida y risueña.

************************


Descubierta por fin la adivinanza,
sin compasión al punto se desprecia,
que en la naturaleza humana, necia,
la novedad muy corta vida alcanza.

**************************

Mucha locura es juicio divino
Para el ojo más sagaz
Mucho juicio, la más estricta locura
Para la mayoría;
En esto y en todo, prevalece
Asiente, y entonces eres normal,
Disiente y eres directamente peligroso
Y manejado con cadenas.
*******************

¡Como si yo pidiera limosna común
Y en mi suplicante mano
Un extraño pusiera un reino
Y yo perpleja quedara,
Como si hubiera pedido a Oriente
Que me mandara una mañana
Y que levantara su purpúrea barrera
Y destrozarme con el alba!
*************

Como ojos que miran las basuras
Incrédulos de todo
Salvo del vacío y quieta soledad
Diversificada por la noche.

Sólo infinitos de la nada
Tan lejos como podía ver
Así era la cara que yo miré
Así miró ella misma a la mía.

No le ofrecí ninguna ayuda
Porque la pena era mía
La miseria densa y tan compacta
Tan desesperanzada como divina.

Ninguna se absolvería
Ninguna sería una reina
Sin la otra, de modo que
Aunque reinemos, pereceremos.


*******************

Cuando cuento las semillas
Sembradas allá abajo
Para florecer así, lado a lado;

Cuando examino a la gente

Que tan bajo yace
Para llegar tan alto;

Cuando creo que el jardín
Que no verán los mortales
Siega el azar sus capullos
Y sortea a esta abeja
Puedo prescindir del verano sin lamentos.
****************************


Cualquiera que desencante
Cualquiera que desencante
A un solo ser humano
Por traición o por irreverencia

Es culpable de todo.

Inocente como un pájaro,
Gráfico como una estrella
Hasta una sugestión siniestra
Que las cosas no son lo que son.

Emily Dickinson

Aucun commentaire: