lundi 20 février 2017

El neofascismo de los demócratas en Estados Unidos y sus mundialmente alter-seguidores

Roberto Valturio, Siege-tower, De Re Militari (On the Military Arts), 1472


No sé quién dijo "vemos en el otro, lo que nosotros mismos tenemos dentro", pues estos demócratas de Estados Unidos,  con sus pensamientos y acciones crearon un monstruo para asustar a los electores, lo soltaron y siguen en completa impunidad bajo la retórica de que la bestia es el OTRO. 

Lo más fuerte, no tienen la decencia, la moral, la integridad de reconocer que su invento es solo fantasmagorico y el producto de la demencia con que ellos mismos actúan. 

Ese tipo de comportamiento patológico es aterrador, y solo tiene el nombre de fascista, neo -fascista, el que se ampara tras la denuncia de que otro lo es para cometer crímenes de toda indole

Nada les detiene en sus propósitos, y eso es  maquiavélico, el fin ya lo conocemos, poner la bandera roja en la casa blanca, si es teñida de sangre, pues mejor para su ego.

↱⇆↵↶↭↢↻↱⇚⇭⇯⇱⇬⇫↻↯↮⇒

ESCRIBI LO ANTERIOR Y SOSTENGO A PARTIR DE  UN COMENTARIO EN FACEBOOK DE  Reynaldo Soto Hernández:

"Me pregunto si atacar a Melania Trump por haberse hecho fotos sensuales no es sexismo? 
Me pregunto si criticar a Melania Trump por su acento no es ser antiinmigrante y xenófobo?"

Rafael Piñeiro-López / "Sexismo, misoginia, antifeminismo y todos esos ismos que la izquierda desde siempre ha querido achacarle al conservadurismo o a la derecha. Resulta que en los tiempos que corren, el llamado liberalismo norteamericano ha mutado hacia una especie de ideología sumamente reaccionaria, que no es más que la izquierda extrema que todos conocemos. Vaya, que cada día se parece más a los estatismos represivos de Cuba, China, Korea y la Europa oriental de la post guerra"


Margarita Garcia Alonso: " neofascismo, no te de pena catalogarlos."

alter-seguidores: Álter ego. ... Un álter ego (del latín alter ego, "el otro yo") es un segundo yo, que se cree es distinto de la personalidad normal u original de una persona. El término fue acuñado en el siglo XX cuando el trastorno de identidad disociativo fue descrito por primera vez por los psicólogos.

Aucun commentaire: