vendredi 13 janvier 2017

Vampire



Hoy me enteré por Obama que llegó la democracia a Cuba.
En todos los sueños de libertad de Cuba, de respeto a los derechos humanos, del fin de una tiranía, jamás nadie esperó que la llegada de la democracia la anunciara el presidente de EEUU. Porque se nos olvida la historia.
No es cuando Fidel se muera, ni cuando los "americanos" quiten el bloqueo... Ni cuando permitan la reunificación familiar, o puedan regresar los gusanos. Es cuando se olvidan los fusilamientos, la represión, la tortura, los campos de concentración.
Es cuando el Presidente de EEUU decide que ya hay democracia y libertad en Cuba. Otra vez. Como dijo el poeta: estamos tocando el fondo.
Le han dado carta blanca a Castro para reprimir, castigar y silenciar, sin dar cuentas. El muro lo ha levantado hoy Obama.
"Los pueblos que olvidan su historia están obligados a repetirla", Marco Tulio Cicerón advertía...
Y se nos olvida cuanto esfuerzo puso el poeta Bonifacio Byrne, que tuvo que exiliarse en Estados Unidos y fundar en Tampa el Club Revolucionario... al volver de distante ribera buscando la bandera de Cuba, símbolo de una independencia lograda con sangre... "Y otra he visto en lugar de la mía."
Se nos olvida que solo bajo la presión de los cubanos por obtener su soberanía fue que EEUU decidió que la independencia de Cuba sería declarada el 20 de mayo de 1902, y que aunque su intervención en la guerra de independencia le daba el derecho a izar la bandera de las barras y estrellas en La Habana, era preferible que Cuba ondeara su bandera propia... Pero con la Enmienda Platt.
Gracias a EEUU... No? Es que hay que aguantarse la vergüenza de soportar a Castro decir que ahora permite el regreso de los cubanos deportados. Por supuesto que nadie sabe qué será de ellos.
Ah, que tampoco recordamos que a Cuba no le daba la gana de admitir de vuelta a sus "deportados".
Por favor, que sólo nos piden a los cubanos que no confundamos exilio con emigración.
Apenas unos 100 años después, EEUU declara que la democracia ha vuelto a Cuba, por qué no. No es la primera vez. Somos desmemoriados.


Aucun commentaire: