lundi 23 janvier 2017

textile sample

Printed textile sample, 1960s-1970s. Marimekko, Finland. 

POr
Hasta hace poco era un insulto ser llamado socialista en la política estadounidense. Sin embargo, vimos recientemente como el candidato auto-declarado socialista Bernie Sanders tuvo un gran apoyo de la población norteamericana, sobre todo entre los milenials ¿Cuándo se puso de moda ser socialista en este país?
Los milenials no están alarmados ante la idea del socialismo, como lo podría estar una persona de más de cuarenta años. El 53% de las personas menores de 30 años ven el socialismo favorablemente, mientras solo un 25% de personas de más de 40 años simpatiza con estas ideas, según una encuesta nacional de Reason-Rupe que recuerdo cuando las elecciones primarias.
En un video donde se le pregunta a los jóvenes qué es el socialismo estos responden cosas como: “Los socialistas somos personas justas y bondadosas”; “El socialismo nos junta a todos los seres humanos”; “El socialismo es una red de seguridad social más generosa, donde el gobierno paga nuestras propias necesidades”. Todos ven al gobierno como un cuidador benevolente que paga por las necesidades de todos.
Sin embargo, cuando se les daba la verdadera definición de socialismo la rechazaban, también rechazaban la idea de que el gobierno sea quien administre los negocios de la nación. Un partidario de Sanders que sostenía una pancarta con la hoz y el martillo dijo que si el gobierno administrara Uber, Amazon, Facebook, Google o Apple, estas compañías no funcionarían bien.
Para ver la diferencia solo hay que probar llamando a la linea de servicio al cliente de visa para reportar una tarjeta perdida, y llamar al departamento de vehículos motorizados del estado para solicitar una nueva licencia o para reportar una identidad robada.
Todos los jóvenes entrevistados tenían una idea errada acerca del socialismo.
¿Por qué los jóvenes no saben lo que es el socialismo? Bueno, los líderes demócratas, a quienes los jóvenes tienden a confiar, no parecen tener ellos mismo una idea clara, como demostró Hillary Clinton en una entrevista de MSNBC cuando le pidieron que explicara las diferencias entre demócratas y socialistas, después que ella dijo no ser socialista.

No es sólo Hillary. En agosto pasado, la presidenta del Comité Nacional Demócrata Debbie Wasserman Schultz tampoco pudo explicar la diferencia entre un demócrata y un socialista.


Los milenials no vivieron la guerra fría, por lo que no han podido contrastar en vida las diferencias entre un gobierno socialista y un gobierno capitalista con un sistema de bienestar bien estructurado y benévolo, como las naciones escandinavas. Las personas un poco mayores asocian las ideas socialistas automáticamente con el enemigo y las tiranías, con peligros para sus valores económicos, políticos, religiosos y morales. Eran obvias las diferencias entre el capitalismo norteamericano y la Union Sovietica socialista. Aparte de que los milenials no vivieron las atrocidades que cometían los gobiernos socialistas con los ciudadanos, tampoco se les enseña en las escuelas, a la vez que estas, sobre todo en los niveles superiores, han sido prácticamente monopolizadas por personal académico con tendencias izquierdistas.
No sé a dónde vamos, solo sé de donde venimos, y me asusta mucho ver de nuevo esas banderas ondeando en brazos fuertes con cerebros débiles.

Aucun commentaire: