lundi 9 janvier 2017

El artista no puede convertirse en bufón de un político para que aplauda la Corte.



El artista no puede convertirse en bufón de un político para que aplauda la Corte.

Como el caso reciente, de Meryl Streep, dicho y hecho pierde todo respeto, aunque los enajenados relinkeen el video con bravos y aplausos. Los infantilismos políticos y las perretas de extremo estrujan una elección democrática. A escasos días de la toma de posesión del nuevo presidente, dejan constancia del desprecio hacia los que votan diferente , y muy poca visión de la necesidad que tiene USA de arremangarse la camisa y trabajar por el bien de la nación. Como la porquería continuará, dejo claro, son zapatilla de payasos, que no respetan el lugar donde están por su trabajo en el arte. Triste, feo y da pena.

Fuck u Saban !!

William Merritt Chase: El bufón de la corte (1875).

El bufón don Sebastián de Morra óleo de Velázquez , Museo del Prado

En Hollywood todos quieren a Meryl Streep. Una admiración que supera las colinas de Hollywood y llega a Hillary Clinton. La ex secretaria de Estado ha declarado que le gustaría que fuera ella quien la representen en la pantalla. “Si me dieran a escoger, elegiría a Meryl Streep. ¡Por supuesto!”, comentó a la prensa británica Clinton ahora de gira por Europa para promocionar sus memorias, Hard Choices (Decisiones difíciles.
El proyecto cinematográfico todavía está tomando forma y, de momento, tendrá que esperar al resultado de las próximas elecciones presidenciales, dado que nadie querrá rodar un filme de este calibre sin saber el final. Sin embargo, el comentario de Clinton realizado durante su gira ha revolucionado a la prensa estadounidense. Y ha comenzado la relación de coincidencias. Así se recuerda cuando Streep se comparó con Clinton durante la Cumbre de Mujeres en el Mundo 2012. “Las similitudes son muchas. Tenemos aproximadamente la misma edad”, subrayó la actriz de 65 años al hablar de la ex secretaria de Estado, de 66. “Las dos tenemos dos hermanos —los míos, un dolor de cabeza—. Las dos crecimos en hogares de clase media con madres que tenían un gran corazón y que nos animaron a hacer algo interesante, que mereciera la pena con nuestras vidas. Las dos fuimos del instituto público a universidades selectas. Las dos nos graduamos en Yale”, enumeró entonces la intérprete.
Ambas comparten una amistad nacida de una admiración mutua como quedó reflejado en el selfie que se sacaron ese mismo año durante los galardones en el Kennedy Center. Según la prensa estadounidense, haciendo en este caso de directores de reparto, la foto lo dice todo: la misma sonrisa, las mismas arrugas, la misma frente despejada.
La historia de Hillary Clinton, además, es el argumento de dos comedias musicales que se preparan en Nueva York: A Woman on Top y Clinton: The Musicalsegún informa The New York Times.

Aucun commentaire: