vendredi 30 septembre 2016

"Nana del palomero" / Pedro A. Assef -Cumple de Fayad Jamis.

Por Pedro Assef


"Nana del palomero" / Pedro A. Assef

Palomero, préstame una paloma
para que vuele adentro
de mi alma sola,

que me saque la angustia
que me ha quedado
y el desamparo amargo
y el desamparo.

Palomero, préstame una paloma,
como el amor el alma
se queda sola.

Imagen: Fayad Jamis y Margarita García Alonso.

de verano




los puntos del dolor

1A  Dolor de estomago y Problemas Hepaticos
1B  Estrenimiento, mala digestion Y diarrea
1C Dolores renales,uretitis y dolor de utero y vegiga
2A Dolor de Muslo
2B Dolor de Rodilla
2C Dolor de pierna y Talon
2D Dolor Planta de Pie
3A Dedo menique y pulgar
3B Dedo menique y pulgar
4A Dedo Anular
4B Dedo indice
5X Dedo del corazon y dolor de cabeza
6A Dolor mandibular
6B Dolor cervical
6C Dolor dorsal
6D Dolor lumbar
7A Torticolis general de cuello,ovario y vegiga.
8A Dolor de dientes e inflamacion de encias dolor de extremidades inferiores
8B Dolor de extremidades superiores
8C Dolor de extremidades superiores
9X Dolor de cabeza y cara,opresion en el pecho, laringitis y feflujo
NOTA: Calentando los Puntos 1A-1B-1C, 3 veces por semana durante 5
Minutos cada sesion, se puede estabilizar notablemente la salud y aumentar la energia corporal

El amor eterno es de inteligentes

El amor eterno es de inteligentes

Fragmento de una entrevista con el gran neurocientífico colombiano Rodolfo Llinas
¿Qué es la conciencia y donde está?
Es un estado funcional del cerebro, que está en continuo movimiento y donde los valores y las implicaciones de lo que se está pensando forman parte de las mismas cosas. Yo veo una línea azul y puedo decir al mismo tiempo "qué color tan feo". Por supuesto que esto no tiene un lugar específico en el cerebro, está disperso en él.
¿Qué son cerebralmente los valores?
Son patrones de acción fijos que nos impulsan a actuar por un proceso de negociación que se hace desde que se nace. Le pegaron a él y a mí no. Él debe ser culpable...
¿En qué parte del cerebro se elaboran el amor y las emociones?
El cerebro emocional es muy viejo. Es el cerebro truhán, el de los reptiles, donde no existen más que patrones de acción fijos; por eso ellos se acercan o se van si quieren comida; atacan si quieren defenderse, y tienen sexo si quieren reproducirse. Así mismo es el amor...
Si es tan simple, ¿entonces por qué se le da tanta importancia?
Porque el sexo, que es vital para la reproducción, está involucrado. En el afán de controlarlo, por razones sociales, se ha modulado ese patrón cerebral de acción fijo al punto de convertirlo en algo vital para todos.
En definitiva, ¿qué es el amor?
Es un estado funcional, como una golosina, y los enamorados son golosos ("que me ame, que me ame"). Eso hace que se sienta rico y que se activen los sistemas de gratificación. Por eso gusta. Claro, eso es indistinto de lo que se ame o a quién se ame. Amar la plata o a alguien del mismo sexo es, funcionalmente, la misma vaina. Eso sí, nunca es demasiado, nadie se muere por exceso de amor. No es como la epilepsia.
¿Y el odio y la envidia?
Son estados funcionales automáticos de los núcleos de la base del cerebro.Como todos los pecados capitales, no son negociables: el señor se enamoró y, como el que se va de rabo, no hay nada que hacer.Ahora, como todos los patrones de acción fijos, se pueden modular con otros. Por ejemplo, en el caso de la señora que ama a su marido y luego lo odia por infiel, hay un cambio de patrón de acción fijo, que era el amor, por otro, que es el odio... ¡Simple!
¿Y el amor a primera vista?
Funciona como en el cerebro de los pájaros: el patrón de acción fijo estaba activado, disponible y listo cuando apareció la persona que le gustó, y listo.
¿Y el amor eterno?
Ese es de inteligentes que estructuran y modulan los patrones de acción fijos sobre la base de ver al otro como la mano de uno. Cuidarla es mi responsabilidad y viceversa. Saber que no habrá puñalada trapera es la norma. ¡Nunca, primero me matan tres veces! Esa es la clave neuronal del amor eterno, la que mantiene el estado funcional activo y bloquea cualquier cosa que le sea contraria. Es una calidad de estado mental. Si se entiende no hay otra posibilidad que amar al otro; en cambio, querer acostarse con otro y pasarla rico no es amor. Amor es compromiso y cerebralmente está en el cerebro truhán. Uno no se enamora de una mujer porque tiene unas tetas buenísimas, uno se enamora de su cerebro, porque con él se interactúa y se avanza, con las tetas no. Amar es cerebralmente un baile y hay que bailar con el que pueda danzar con el cerebro de uno. Amar es bailar, no hacer gimnasia. Encontrar eso es muy difícil; hallarlo es un tesoro.

jeudi 29 septembre 2016

Le Havre- 16hr

Hoy no ha salido el sol.

Un poema de Manuel Díaz Martínez

Jean Dominique Antony Metzinger (June 24, 1883 - November 3, 1956) 

MANUEL
A ti te llevaron dulcemente de un lado a otro de la vida. 
(La vida era para ti, Manuel, una ciudad 
desnuda y reluciente como una mujer desnuda.) 
A ti te dijeron los más viejos, 
durante aquellos lentos viajes, 
sus torpes palabras de otros tiempos, 
sus erráticas palabras, 
sonoras y sinceras igual que su ignorancia. 
Justo es decir que a ti te concedieron
las gracias que tenían mientras te paseaban 
por las habitaciones de sus accesorias 
y te mostraban sus pobrísimas reliquias, 
su humildad. 
Todo lo de ellos era pobre pero armonioso, 
y llorabas de alegría 
porque tus ojos, 
nuevos, ávidos, ligeros, 
sorprendían una belleza inmensa en esas breves maravillas.
Pero ellos te dejaron, Manuel, nada más que la ternura, 
te dejaron ardiendo solo en tu propio corazón 
en tanto que la gran ciudad
-esa mujer desnuda- 
afilaba sus garras y sus dientes y vomitaba fuego.

Qué desaforadamente ingenua fue toda tu niñez. 
Ganarás el pan con el sudor de tu frente 
-con su ejemplo te decían-, 
pero, durante aquellos lentos viajes, 
nadie te dijo nunca que en ese sudor había lágrimas y sangre. 
Amarás al prójimo como a ti mismo 
-te dijeron-,
pero nadie te enseñó a distinguir al prójimo que se te parecía.

Manuel, la enseñanza que te dieron fue, sin duda, hermosa, 
pero no fue sabia. 
Te querían ciego porque así concebían el amor.

Manuel Díaz Martínez
(De MIENTRAS TRAZA SU CURVA EL PEZ DE FUEGO, 1984)



" los escritores no somos nadie", Gombrowicz

VLADIMIR NABOKOV , 1972

Dog

Dog
Ang Kiukok  (1931 - 2005)



Correspondencia de la momia.
Esa carne que ya no se tocará en la vida,
esa lengua que ya no logrará abandonar su corteza,
esa voz que ya no pasará por las rutas del sonido,
esa mano que ha olvidado hasta el ademán de tomar, que ya no logra determinar el espacio
en el que ha de realizar su aprehensión,
ese cerebro en fin cuya capacidad de concebir ya no se determina por sus surcos,
todo eso que constituye mi momia de carne fresca da a dios una idea del vacío en que la compulsión
de haber nacido me ha colocado.
Ni mi vida es completa ni mi muerte ha fracasado completamente.
Físicamente no existo, por mi carne destrozada, incompleta, que ya no alcanza a nutrir mi pensamiento.
Espiritualmente me destruyo a mí mismo, ya no me acepto como vivo. Mi sensibilidad está a ras del suelo, y poco falta para que salgan gusanos, la gusanera de las construcciones abandonadas.
Pero esa muerte es mucho más refinada, esa muerte multiplicada de mí mismo reside en una especie de rarefacción de mi carne.
La inteligencia ya no tiene sangre. El calamar de las pesadillas da toda su tinta, la que obstruye las salidas del espíritu; es una sangre que ha perdido hasta sus venas, una carne que ignora el filo del cuchillo.
Pero de arriba a abajo de esta carne agrietada, de esta carne no compacta, circula siempre el fuego virtual. Una lucidez enciende de hora en hora sus ascuas que retornan a la vida y sus flores.
Todo lo que tiene un nombre bajo la bóveda compacta del cielo, todo lo que tiene un frente, lo que es el nudo de un soplo y la cuerda de un estremecimiento, todo eso pasa en las rotaciones de ese fuego en el que se asemejan las olas de la carne misma, de esa carne dura y blanda que un día crece como un diluvio de sangre.
La habéis visto a la momia fijada en la intersección de los fenómenos, esa ignorante, esa momia viviente que lo ignora todo de las fronteras de su vacío, que se espanta de las pulsaciones de su muerte.
La momia voluntaria se halla levantada, y a su alrededor se agita toda realidad. La conciencia como una tea de discordia, recorre el campo entero de su virtualidad obligada.
Hay en esa momia una pérdida de carne, hay en el sombrío lenguaje de su carne intelectual toda una impotencia para conjurar esa carne. Ese sentido que recorre las venas de esa carne mística, en la que cada sobresalto es un modo de mundo y otra especie de engendrar, se pierde y se devora a sí misma en la quemadura de una nada errónea.
¡Ah! ser el padre nutricio de esa sospecha, el multiplicador de ese engendrar y de ese mundo en su devenir, en sus consecuencias de flor.
Pero toda esa carne es sólo comienzos y ausencias y ausencias y ausencia...
Ausencias.
Antonin Artaud

mercredi 28 septembre 2016

Margarator

foto WILLIAM RIOS



El cielo llora a JOSE FERNANDEZ

 Mire usted la lluvia, solo en el estadio de los Miami Marlins, ahora mismo, cuando su cuerpo recorre por última vez las calles de Miami y se acerca al lugar que llenó de bondad y gloria. 

es escalofriante  eso significa que se ha ido de este mundo una persona muy buena.




"Yo no temo a la muerte / prefiero este hecho / a aquel que me fue impuesto al nacer / qué es la vida? / algo que me fue dado sin pedir / y que espero devolver desdeñoso" (Omar Khayyam)
Imagen de José Fernández (1992-2016)

Giovanni Antonio Boltraffio - Saint Barbara. 1502

Giovanni Antonio Boltraffio - Saint Barbara. 1502 

Ogni parola ha delle conseguenze. Ogni silenzio, anche.
( J. P. Sartre )
Chaque mot a des conséquences. Chaque silence, aussi.

( J. P. Sartre )

5 años de esta foto, al lado de la Chica Mala de la MARGA.

MAYITO PRADO

EN AMAZON el Cuaderno de la vieja negra, Margarita García Alonso


en amazon


la negra instruida

perdonad  la pose,
el corte arbitrario

como si me faltara
un gen, una raza, un sexo
para  deambular el
paripé glorioso
de  la  fama

energeia- grita Aristóteles
y desde la esquina umbrosa
el torrente reanima la fe

bien entrada la noche,
el reiterado mito se despoja
arrastrado  por aves
que  depositan  con
estruendo  una
brizna de paja

blasfemo,
no me enseñaron a  morir 
y  me ocupo  del  derrumbe

entre piedra y piedra,
un breve olor a  tierra
para muerto de muertos
de abandonos muertos
muertos de locura
muertos de muertos en lejanía

apretujados  en un increíble acuario
donde  la  profecía   cambia el
poderoso silencio

en manga de camisa
coreo altillos
que desesperan  la Oda
sometida  a la forma
renacentista del  extinto,

el cuerpo petrificado
endiabladamente robótico
y pecaminoso
con  la nobleza
de quien ha sido borrado

bajo  ritmo perfectamente  fluido,
oscurezco  en la lucidez del  fracaso

fuera de los hechos,
la  lógica se rinde,
mitad  hombre, mitad mujer
mitad negra, mitad blanca,
abrevio
al bajar  ojos

sin disfraz,  sin  soberbia,
sobre el samurái
del  teatro japonés
que grita No, no, no

pies juntos
como si quisiera  vaciarme
de entrañas

en fabulística  performance,
expulsada del antiguo elitismo

donde  me  nombraba el país,
escucho  tibores
de lo que fue y es batalla
para rango

meaderos de historia,
en  la universalidad  barajean
traición con encargos

sobre  riachuelos,
aguas que limpian  riñones
impregnados de  tufillo

el sicodélico puzle
reparte azahares
ennegrece
tras  vasectomías, 
mastectomías

fotos  de familia
bajo  candelabros
de una biblioteca milenaria

en representaciones,
nunca  en  equilibrio, 
a menudo persuado al auditorio:

 “¡No os lamentéis más,

esto conserva

validez para siempre!*

entonces cedo
siempre he cedido el cuerpo
a los cuchillos  
cuando  repito
la palabra
“dicha”

dicha la dicha
llego cuerda 
al próximo discurso
discurso
discurso
discurso
discursos

a lo largo de la vida
contaminan  el desliz
de la niña bonsái
bajo la atenta  mirada
del soldado que mastica

soy de  esfuerzo honrado:
un día no seré más de ellos,
y un día no lo fui

pero empieza el suplicio
mientras contemplo
al  desconcertado albañil
que repara la chimenea

su rostro me inspira sexo

-nada, absolutamente nada
me ha inspirado un verso-

concentrada en  la auto ablación 
formo  paripé infernal ,  me niego
bajo sólidos  argumentos
pero perezco  en el intento
                    y cedo
siempre he cedido al cuerpo
y reiterado la palabra
                   “dicha”

no hay reino  imposible
bajo  el peso del cielo,
cuando sostengo
la nieve en mi mano

a fuerza
he llegado  al rellano,
trato de  traspasar la puerta,
cualquier puerta  sin temblar

he perfeccionado
la tijera  y corto 
pensamientos descompuestos,

cualquier palabra
me deja incomprensible
            -inacabada 
                           pero
                                  en paz -

nada alcanza

hasta la antiquísima  estrella
se desintegra

al borde del  barranco
he soñado desprenderme
pero  absorta en la perspectiva
del cielo con el mar,
el impulso me desvía  a
un  superficial incidente
con el que tiro  inquietud

unas semanas
más allá de toda urgencia

en un  banco de niebla
fumo    invierno
paso espíritu

deshago el vendaje
del mundo ruinoso

y  muestro  condescendencia

                 tenaz

     he esperado  milagros,
        el milagro no llegó,
              no llega

          el milagro en mí:

haré  bien lo poco que me queda,
algo muy  bello está a punto de ocurrir.







* Sófocles



en venta en BUBOK