samedi 3 décembre 2016

The Trinity

Pieter Coecke van Aelst - The Trinity .God the Father with the Symbols of the Fourth Apostles (Tetramorphos). 1518

Por
Y viene un “renombrado” anticastrista, también radicado en Nueva York, por cierto, y como análisis de lo que ha pasado en Cuba durante los últimos casi sesenta años (parece ser nuestro sine qua non como nación: intentar explicar al castrismo por los siglos de los siglos), cuelga una columna escrita por Slavoj Zizek, nada más y nada menos, así como quien se sacude la nariz en un día de lluvia y alérgenos. 

Y hace hincapié en la visión de que todo lo que ha acontecido en la Escabrosa ha sido culpa de los deseos de la masa por acomodarse a los contornos de la izquierda occidental. Para este intelectual cubano del exilio, evidentemente, la “revolución” no debió nunca haber claudicado a los principios de un movimiento popular auténtico, de una izquierda caribeña y franca, que pudiera citarse sin complejos por parte de la progresía folclórica. 

Zizek, está de más decirlo, critica al castrismo también desde la visión etérea de la revolución traicionada, lo que en su caso se traduce en una tesis muy simple: a Castro hay que fustigarlo porque hizo una revolución en nombre del comunismo que nunca fue comunista. ¿Eso no les parece conocido? ¡Por supuesto! Es la misma tesis, menos edulcorada, menos agazapada, de muchos de nuestros “aguerridos” intelectuales de salón. 

Por eso, en el caso del “artista visual” de marras, la alocución directa, la citación sin vendas, y todos seguimos tan contentos. ¡Cuánto necesitamos de una derecha ilustrada! Tal y como certeramente mi amigo Victor Angel Fernandez Calzadilla señalaba hace unas horas, “aceptar que ‘fidel castro’ traicionó a la revolución cubana es darle a esa entelequia notoriedad y categoría sobrenatural, convertirla en La Orden, La Causa, y toda esa serie de epítetos con que se suelen referir los militantes fervientes a sus religiones”. Y es que de seguidores de una orden estamos aquí repletos, en el exilio anticastrista, en los parajes donde la izquierda intelectual cubana debiera estar boqueando en vez de dominar políticas editoriales y asignaciones.

Aucun commentaire: