samedi 3 décembre 2016

La soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos

Por
Lo digo hoy, un día antes de que se produzca un hecho que para mí constituye, no sólo una ironía, también un absurdo de la historia. Martí tendrá que convivir en al maosoleo de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba con quien, por más de 60 años ha usando su imagen para cometer inumerables hechos violentos. Incompatibles con la naturaleza de José Martí. Uno que aplicó el socialismo real de la manera más cruel y despiadada contra el pueblo de José Martí.
La futura esclavitud es un artículo publicado por Martí en 1884 en la revista América desde New York. Poseía Martí una cultura universal que lo conducía a la búsqueda constante de noticias, historias y hechos acerca de la cultura universal.
El artículo de Martí se basa en el ensayo homónimo del sociólogo inglés Herbert Spencer. Una aguda crítica al socialismo. Spencer no alcanzó a vivir el socialismo real, sí logró diseñar un retrato de esta desdichada etapa de la humanidad. 
La crítica de Spencer es la respuesta a las medidas socialistas aplicadas en la Inglaterra de finales del siglo XIX en las que el genial sociólogo capta la tendencia socialista (hoy vemos el resultado del populismo y la pésima administración y aplicación de los métodos económicos y sociales en el socialismo real) a estimular la vagancia, al sostener a una población improductiva, que no es más que el exagerado "asitencialismo" de hoy en día. Observaba Spencer que tal proceder llevaría a la creación de un estado formado por un ejército de funcionarios ineficaces que distribuyen sin el control racional los bienes (cita: ver la obra escrita y cifrada en la memoria y la conciencia maltratadas de quien la ha vivido en, exUnión Soviética, Cuba, Corea del Norte, etc.
Los dejo con José Martí quien espera por un gobierno democrático en Cuba para que lo liberen de la asfixiante presencia con la que tocará a partir del 4 de diciembre del 2016, convivir
"Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras; el de las lecturas extranjeras, confusas e incompletas, y el de la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo, empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse,  como frenéticos defensores de los desamparados”.
"Asesino alevoso, ingrato a Dios y enemigo de los hombres, es el que, so pretexto de dirigir a las generaciones nuevas, les enseña un cúmulo aislado y absoluto de doctrinas, y les predica al oído, antes que la dulce plática de amor, el evangelio bárbaro del odio. (Tomo 7, Página 230 Obras Completas)"
"De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquél que trabaja para otro que tiene dominio sobre él, y en ése sistema socialista dominaría la comunidad del hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo. Y cómo los funcionarios son seres humanos y por tanto abusadores, soberbios, ambiciosos y en ésa organización tendrían gran poder, apoyadas por todos los que aprovechan o esperaron aprovechar de los abusos y por aquéllas fuerzas viles que siempre compra entre los oprimidos, el terror, prestigio o habilidad de los que mandan, éste sistema de distribución oficial del trabajo común llegaría a sufrir en poco tiempo los quebrantos, violencias hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad, la autoridad y osadía del genio y las astucias del vicio originan pronta y fatalmente en toda organización humana…El funcionario autocrático, abusará de la plebe, cansada y trabajadora. Lamentablemente será y generará la servidumbre."
José Martí


Aucun commentaire: