samedi 3 décembre 2016

PARA DESALMAR UN CADÁVER., poema de Juan Carlos Recio.

Rudi Herzog 

Pays-Bas 1966  
PARA DESALMAR UN CADÁVER.
Si no estás dispuesto a perdonar 
y todo lo que das es sombras 
cómo pudieras ser el amado 
cómo irías hasta el divino altar 
que hicieron para ti 
después que una crucifixion 
es más el amor que su milagro.


Y si no has visto soñar
ni una estrella caída 
ante el asombro que la pudre
debes entender
que no todas las luces de arriba
son del firmamento 
y la mano que tiembla
obligada a firmar
puede ser llevada como el coro
que levanta su aire húmedo 
a mitad de un corazón 
al que todavía no lo dejan mirar
como los cristales en un retrovisor 
dónde hemos visto el lodo seco
de los padres que permanecen 
dentro de sus estatuas
y mienten al decir que es su verdad
y que no fueron engañados 
así como la res se espanta 
con el cuerpo de otra res
abierta en el matadero.

Hay mucha cita en los lugares
por donde la muerte expone su carroza
ciudades que ya fueron
" tragadas por el polvo"
de una unción de desidia
y ahora resucitan, "papaplejicos"
una lágrima, "sombras nada más";
aunque aún no cuestionan
si pasarán también
a la felicidad o la muerte.

"Solo Cristo es Rey"
y todos los que pasan al infierno
no significa que el azar los elige
porque todos han sido obligados
a la trizteza del vino
que la semana pasada
seguía su curso amargo
como esas dos calles del compromiso
Angustia y Desamparo.

No por lástima, 
ama con devoción a tus hermanos,
ellos están en la ruta del luto
pero hace años llevan el muerto
como un escalofrío, entumecido,
notas de un himno a quemarropa
que los invita a correr
antes que a liberarse.

Juan Carlos Recio Martínez.







Aucun commentaire: