dimanche 4 décembre 2016

by © Margarita García Alonso, 2014


                                                          Leonard Cohen
LA REINA VICTORIA Y YO
Reina Victoria 
mi padre y todo su tabaco te amaban 
Yo te amo también bajo todas tus formas 
delgada feucha virgen con la que se acostaría cualquiera 
blanca figura flotando entre barbas alemanas 
mezquina gobernanta de los enormes mapas rosa 
solitaria plañidera de un príncipe 
Reina Victoria 
Yo soy frío y lluvioso 
Estoy sucio como el tejado de cristal de una estación de ferrocarril 
Me siento como un modelo vacío de hierro forjado 
Quiero que todo esté ornamentado 
porque mi amor se ha ido con otros muchachos 
Reina Victoria 
tienes algún castigo bajo el encaje blanco 
serás seca con ella 
y la harás leer pequeñas biblias 
la azotarás con un corsé mecánico 
Yo la deseo pura como el poder 
quiero que su piel esté ligeramente rancia de enaguas 
¿querrías lavar los fáciles bidets de su cerebro? 
Reina Victoria 
No me siento demasiado alimentado por el amor moderno 
Querrías entrar en mi vida 
con tu dolor y tus negros carruajes 
y tu perfecta memoria 
Reina Victoria 
El siglo veinte nos pertenece a ti y a mí 
Seamos dos severos gigantes 
(no menos solitarios por nuestra mutua compañía) 
que decoloran tubos de ensayos en los salones de la ciencia 
que aparecen inesperadamente e indeseados en cada Feria Mundial 
cargados de proverbios y correcciones 
confundiendo a los turistas anonadados por las estrellas 
con nuestro incomparable sentido de pérdida

Aucun commentaire: