mardi 15 novembre 2016

De casta le viene al galgo

Por
Armando G. Aguilar
No caben dudas que el Comunismo ha evolucionado, tomando al Socialismo Fabiano como nueva modalidad de llegar al poder sin esas arcaicas, sangrientas e incivilizadas escaramuzas llamadas "revoluciones". 

Claro que la transición no es tan rápida, pues el "trabajo social' que debe hacerse toma tiempo, pero el resultado es garantizado por las urnas, lo que le confiere una excelente y constitucional patente de corso para cualquier barbaridad que viniendo del poder nunca parece bárbara. 
Ejemplos sobran, sobre todo en los países que crearon el subcontinente Letrinoamérica dentro de nuestro siempre maltratado continente latinoamericano. Y, como siempre sucede, el "respetable" abre los ojos a destiempo para reconocer el error cometido al elegir ciertas tendencias izquierdistas... y a veces lo subsanan por un tiempo, mientras llegue el momento histórico de cometer otro error (la estupidez social es cíclica).
Norteamérica dio la bienvenida al fabianismo con la elección y la reelección de Obama, y si en este particular caso la estupidez fue más continua que cíclica, la reacción tras ocho años ha sido la de un viraje de 180 grados en todos los sentidos.
Y esto es demasiado para el neocomunismo que ha asimilado casi todos los medios democráticos para lograr sus objetivos, pero que en Estados Unidos está demostrando que no se ha "preparado' para aceptar derrotas constitucionales.
Como dice el refrán: "De casta le viene al galgo"...

Aucun commentaire: