dimanche 16 octobre 2016

Badtrip, Margarita García Alonso

Badtrip

Quise ahorcar el sueño
de un muerto,
ser el muerto
que traduce taquicardias

convencerme de que fue breve
la descomposición  de la pupila

posada en el hueco de la puerta
mi bulbo, mi tubérculo
mi frondosa exageración
desató nudillos
cuando corté la rama A

los pájaros del Monte Eerie
no están al alcance
de la belleza.

Estoy en el lado B
bautizando calles
pobladas de perros

a la sombra del árbol C

tallado a la altura de
alineamientos eléctricos
veo a los amantes,

entran al mar,
con sus ojos fundan
una casa de arena
entre las rocas y
la batiente ola

pájaros,
siempre los pájaros
huyen  de la ciudad
al Monte Eerie

sobrevuelan raíces,
si en el taller modelo

ríos del paraíso
en mi cuerpo

el mal en la manzana
envuelta en el fino papel
desgarrado del exilio.

Huele a bosque en verano,
a  fuego, lejos la costa,  

en éxtasis

sobre una alfombra
destrozo las manos

cuando el verdugo
con una rosa en el sexo
desea ser perro o navaja.




Aucun commentaire: