vendredi 2 septembre 2016

Madame Monet

Retrato de Madame Monet (Madame Claude Monet leyendo).
A VECES, poemas de SHARON OLDS
Y luego, a veces, acabaste varias veces
y sientes que no puedes parar y él no quiere que pares,
en el brillo sombrío casi se ríe

y puedes escucharlo canturrear, con un ronroneo bajo, tú
piensa que puede estar sonriendo, o puede que gima un gemido
en un jadeo, casi acabando también, pero él
quiere que esto dure y dure, el amor
bailando fuera del tiempo – y, luego,
parece que nunca fuera a terminar, pierdes toda
dirección, caíste en algún
centro de placer, ya no puedes
dejarlo y volver, vuelves a acabar
sin haber empezado, ya no estás más
yendo salvajemente hacia eso,
tú eres eso, una que lo hace, como si pudieras
perder todo lo demás acá –
si no estuvieras sellada con el goce, sintiéndote
completa, podrías estar exhausta, perdida,
como si nada pudiera guiarte a casa, como si
esto fuera tu casa,
sin propósito, como si cada red
de latidos que se deshacen fuera un pulso de lo que no tiene
ni principio ni final. Tú caes dentro de eso
durante una tarde, y sólo esos sonidos de
amor y ese contacto amoroso –como un picnic
familiar, a la distancia, que un ermitaño oye
detrás de las ramas de pino – te salvan de la desesperación.



Aucun commentaire: