samedi 20 août 2016

Odilon Redon. Marguerites. 1901.

Dice el escritor dominicano Manuel García Cartagena : "Aclaremos dos cosas: la primera es que ya quisiera yo poder escribir de todos los libros que me gustan, pero en realidad, ni siquiera tengo tiempo para leer todos aquellos que me gustaría leer. Supongo que, como muchos otros de mis colegas, únicamente hago lo que puedo. La segunda es que ningún escritor dominicano, de esta o de cualquier otra época, debe seguir esperando que aparezca el "mesías" de la crítica. Nadie debe aceptar que lo tomen impunemente como "ejemplo" de nada, ni siquiera como ejemplo de escritura. Muy probablemente, la causa de la situación que motiva la queja de Berroa sea la costumbre de andar creyendo en los falsos "mesías" de la crítica literaria (créanme: no existe tal cosa como un "verdadero mesías" de la crítica literaria). Hay que aprender a extirparse la glándula de la dependencia: ningún escritor necesita que lo reconozcan; ningún verdadero artista ha necesitado nunca que lo aplaudan; ninguna persona necesita que lo premien por hacer lo que solo esa persona puede hacer. Somos nosotros, los escritores, quienes debemos reconocer a los críticos que así lo merezcan; somos los artistas quienes debemos aplaudir a quienes nos aplauden; somos las personas las únicas que podemos y debemos premiar a nuestros contemporáneos con nuestra amistad o nuestra indiferencia, en función de sus méritos. Aparte de esto, todo es vanidad y ganas de espantar vientos."

Aucun commentaire: