vendredi 30 août 2013

Margarita G.A., por Aristides Vega Chapú




Aristides Vega Chapú

Margarita G.A.

A Margarita hace años no la veo más allá de esos rostros de mujeres que pinta como si fuesen retratos de ella misma. Como si estuviese frente a un espejo dispuesta a interpretar estados de ánimos tan diferentes que logra convencer a muchos de que se trata de mujeres distintas. Yo sé bien que es ella misma. De ahí que sean tan reales esos rostros tras los que ella se protege. Casi todos ingenuos o severos, alegres, retadores. Uno puede contar una historia de cada una de ellas. También yo puedo contar la de Margarita. Hace tantos años que pudieran ser más de veinte que no la veo. Por eso siempre que se habla de ella la imagen que conservo es la de esos años atrás. Como si no fuese posible existieran otras Margaritas al paso de tanto tiempo.
Ella podía haberse dado el lujo de no escribir poemas o de no pintar que uno siempre la asociaría a esos oficios que suelen marcar la diferencia, desprejuicios, agudeza. Margarita siempre fue una muchacha diferente. Tan diferente que no supo asumir la pose de la esposa de un escritor y pintor tan reconocido como Fayad Jamís. Por eso nunca nadie la nombro como la esposa, sino simplemente Margarita, con ese desenfado que ella imponía.
Su abuelo tejía cestas maravillosas y yo fui hasta su casa materna para comprar esas cestas en las que guardé muchas de las ilusiones de entonces. Era cerca del ECIL, en Matanzas y todavía a tantos años pudiera regresar a esa casa.
Siempre fue alegre y relajada, como alguno de esos rostros que ahora pinta y que de seguro ella se mantiene detrás de ellos, dándoles esa espontaneidad tan particular.
Alguna tarde me leyó poemas y otro día me mostró sus dibujos. No se creía ni poeta ni pintora, sencillamente sabía que era Margarita y eso le era suficiente. Una muchacha querida por todo el que entraba en relación con ella.
Ahora veo sus mujeres, envueltas en una luz muy propia de esos seres reales que deslumbran, una luz muy parecida a la que entonces ella iba regando a su paso y me parece que la he vuelto a ver.







MUY emocionada, y agradecida 



foto del BURRON AZUL

Q' CHAMBONADA




un grafismo mio en artic monkey. Tumblr Q' CHAMBONADA
GRACIAS

mardi 27 août 2013

nuevos GRASOFISMOS EN ©Margarita García Alonso




©Margarita García Alonso 2013 Y EN MI PAGINA fACE

27 de agosto, DIA INTERNACIONAL DE LA PUYA cubana.




DECRETO DE LA REINA:

Han regresado a las redes sociales y mis compatriotas se entrenan sin piedad desde hace días. En uso de mis facultades como reina DECRETO pues el 27 de agosto como el DIA INTERNACIONAL DE LA PUYA. Felicidades inmensas a los puyones y puyonas de este arte cubano: nunca nombrar, y que quede confusa a quién va dirigida. Gracias.


dimanche 25 août 2013

Works on Paper , Co-Curator:Pedro Vizcaino, Miami Hispanic Cultural Arts Center, September 13. 7-10pm Sept 13 - Oct 6, 2013





Alexandras Art 954 presents:

''WORKS ON PAPER''

Co-Curator:Pedro Vizcaino
Catalog available

When:Opening Reception: September 13.  7-10pm
          Sept 13 - Oct 6,2013

Where:Miami Hispanic Cultural Arts Center
          111 SW 5th Avenue
          miami,Fl.33130
          www.alexandrasart954.com

Sponsored By:VistaFarms.s.e.
                    www.vistafarms.com
                    Jerome J O'Neill 
                     tel (787) 837-9077  
 

  " Works on Paper "
 
The " Works on Paper" exhibit aims to establish and offer a general
vision of the importance and variety of the art of Drawing in the Contemporary Cuban Art
 
15 or 24 comtemporary cuban artists will participate in this exhibit.
Some emerging,some established.With their drawings,they approach
non-conventional ways and show us their accomplishments in this art.
 
What is the definition of Drawing? Drawing is the most basic form of human expression.
 
In the present,drawing  is also a searching and discovering place.
 
The artists use diferent  techniques and materials,according to the their personal frame of mind.As a result,there is a whole variety of possibilities,  different media that open new fields for Drawing.
And " Works on Paper" intends to showcase a variety of subjects:maternity,
humanism,loneliness,sex,landscape,feminity...Many facets of life will be present in the exhibit.


Artists: 
 
Luis Cruz Azaceta                Robaldo Rodriguez
Jose Bedia                           Fernando Garcia
Aurora Molina                       Carlos Garcia de la Nuez
Lourdes Porrata                   Reinero Marin
Ana Mendieta                       Eudaldo Crespo
Pedro Vizcaino                    Yampier sardinas 
Adriano Buergo                    Laura Rodriguez 
Pablo Cano                            
Carlos Alfonzo                  
Margarita Garcia
Ana Albertina Delgado
Teresa Ortiz
Margarita Cano
Nestor Arenas
Juan Damas
Carlos Estevez
Alexander Arrechea
Jose franco
Gustavo Acosta
Ernesto Capdevila
Ciro Quintana
Cesar Trasobares
Ahmed Gomez

vendredi 23 août 2013

Poema en El renacer de La Habana al cielo




Montse Ordoñez me ha subido un poema a su hermoso espacio El renacer de La Habana al cielo


He escrito poemas en un papelucho,
he garabateado en el borde,
más estrellas que todas las de la vía láctea
y sigo
como ciega
en la noche
en que murió mi padre.
He quedado ausente, como si me hubiesen
otorgado visa para la niebla.
Me queda pan, aceite, olivas y vino barato.
Puedo inventar una vida de huérfana,
tengo tiempo, no llego y si llego
no pueden reconocerme.

Margarita García Alonso
Imagen de Desiree Dolron


Agradecida de su gesto, y de los muchos afectos recibidos en comentarios.

mardi 20 août 2013

en la REVISTA SUB URBANO, poemas de MARGARITA GARCIA ALONSO

Tres poemas inéditos en la revista SUB URBANO

Los poetas nunca pecan demasiado


 

Muchos se imaginan que conocen a Margarita García Alonso, o como suele llamarse en Facebook, Margó Reina de Groenlandia. En realidad nadie conoce verdaderamente a la escritora, poeta,  periodista, y artista plástica que esconde su sonrisa cubriéndola con su mano, y que se protege con una coraza de sargazo de ese nuevo mar que ya no es el caribeño de su infancia, ese mar frío y lejano que le ha tocado vivir en la Normandía.
En realidad Margarita es una incansable artista que lleva años construyendo una obra. Una artesana de las letras, de la plástica; que incluso ha publicado a varios poetas en sus Ediciones Hoy no he visto el Paraíso con grandes limitaciones como suele pasarnos a todos.  Falta de apoyo económico es solo el comienzo de una larga lista que nos acecha. Sin embargo esta matancera trasplantada a un mundo totalmente ajeno a sus raíces ha sobrepasado muchas carreras de obstáculos creciéndose ante cada situación y vertiendo cada experiencia en su amplia obra.
Esta ventana que me regala la revista Sub-Urbano al mundo es un lujo para mí. Un lujo de poder mostrarles a los poetas que admiro, a los que me hacen decir… me hubiera gustado escribir esto…y mi admirada poeta Margarita García Alonso a diario me sorprende con un verso, con una imagen, con un suspiro que tiene una dimensión grandiosa…y vuelvo y repito…
Margarita, me hubiera gustado escribir esto.

Oficio paciencia
Cuento los fósforos,
he de entretenerme hasta que pase
la nevada,
con los que han perdido cabeza
levanto palizadas
contra  la tormenta.
Escucha, no son los elementos
que golpean la ventana
es esta furia que desata en mí
         la huida de mi isla,
es esta furia la que me apaga.
Estoy contando fósforos
voy por tres cajas
dos con cabezas rojas,
una de muertos,
y no me equivoco.

Oficio despedidor de horas.
He escrito  poemas en un papelucho,
he garabateado  en el borde,
más estrellas que todas las de la vía láctea
y sigo
como ciega
en la noche
en que  murió mi padre.
He quedado ausente, como si me hubiesen
otorgado visa para la niebla.
Me queda pan, aceite, olivas y vino barato.
Puedo inventar  una vida de huérfana,
tengo tiempo, no llego y si llego
no pueden reconocerme.

Oficiado aguador
El aguador está para repartir sorbos de fama,
la sed es inmensa, la aridez aplana
la callejuela donde tarda la primavera.
Viene de muy adentro la nieve que quema
he leído a Maupassant, Rilke,
Rimbaud , Céline,
a cuanto buen francés, chino, japonés,
inglés, español de letras
supo antes que no alivian.
Me he sentado en sus camas
he tocado  sus puertas,
me he inclinado en la ventana
que da al Sena
y he llorado por Hugo,
quien  escucha a su hija
ahogarse frente
a los granos de tulipa
que viene de sembrar.
Me he apoderado de energías
que deambulan en aposentos normandos,
energías que destruyen la cuerda
con que le jardinero traza
un sendero de helechos bifurcado,
a prueba de racionalidad.
Van a repartir versos,
inspirados en inviernos
que se repiten como trenes de carga,
año tras año amaestran al Hombre.
Ahora mismo el puntero escribe nieve
como si degollara un toro,
con la destreza de un soldado
que se da a la lírica.
La sangre en el recipiente
huele a crimen mal pagado.
Si se me escapa la gota que mancha
la gota que salva de la sed,
de la esencia de la muerte
arrastro un  coro de niños al
oficio del domingo
pero me da por repetir salmos
hasta que escampe.
Me consuela pensar que
si llega a ultramar este texto
podrán traducir la soledad,
podrán traducirme,
ya acepto
que no hablamos la misma lengua.
La campana de la iglesia
de Santa María de Le Havre
llama a los sedientos
han cortado flores en jardines orientales
han adornado el altar con encajes antiguos
la mano se desliza del bolsillo
a la jarra anunciadora de líquenes
putrefactos y todo en medio de escalones
que ascienden a una línea divisoria del vitral.
El vagabundo a la puerta del templo,
el sin techo en la palizada de Europa
duerme en el canto  donde reparten,
como si fuese porción bestial,
la nota del angel,
como si pudiesen abaratar la hambruna
y convocar tras el meadero público
una súbita caída de vino a tropel.
No hay mérito en vivir en esta cuadra del mundo
no hay mérito ni imaginación cuando cuento
lo que  regala  mi calle pues
el sordo organillero de la iglesia
machaca  con sus pies el instrumento
y en cada pestañeo el mendigo alza la nota.
Estoy en la fila, siempre he estado en colas
que avanzan como culebrillas por comida,
por ropa, por papeles,
por  los poetas muertos
sin inventar el himno que me salve
de esta visión apocalíptica.
Margarita García Alonso (Matanzas, Cuba). Periodista, poeta, y artista visual. Licenciada en periodismo de la Universidad de la Habana.  Master en Industrias gráficas- creación, paginación y videos, en Fodeno, Francia.  Ha publicado los poemarios Sustos de muchacha, (Ediciones Vigía, 1988), Cuaderno del Moro, (Editora Letras Cubanas, 1990).Maldicionario,  Mar de la Mancha,   L’aiguille dans la pomme,  La costurera de Malasaña, y Cuaderno de la herborista en Editions Hoy no he visto el paraíso, donde publica, además, el primer libro ilustrado sobre la obra de José Lezama Lima: Lezamillos habitados; las novelas para niños: Garganta, y Señorita No y señora sí. Y las novelas: Amarar, (también publicada en Ediciones El barco ebrio, 2012.) y La pasión de la reina era más grande que el cuadro, 2012. Ha obtenido numerosos premios en concursos literarios y otros tantos como pintora. Su obra se encuentra catalogada dentro del Patrimonio de arte contemporáneo de la Seine Maritime, y facturada en la colección « Spotlight on France », de Satchi Gallery On Line, por la curadora Rebecca Wilson. Laureada en la Taberna de poetas franceses, y publicada por “Yvelinesédition”, en Marzo 2006. Creadora de Editions Hoy no he visto el paraíso, donde ha  editado poemarios a David Lago González, Alberto Lauro, Sonia Díaz Corrales, Odette Alonso, Juan Carlos Recio, Pedro Assef, Maya Islas, Carlos Augusto Alfonso,  Jesús Díaz y ensayos a Javier Guzmán Simón. Reside desde 1992 en Francia. En Cuba fue directora del semanario cultural Yurumí y editora de Casa de las Américas.
© 2013, Manuel A López. All rights reserved

Manuel A López

Sobre el autor (Perfil de autor)

Nació en Morón, Cuba (1969). Poeta, narrador y promotor cultural. En 1980, llegó a los Estados Unidos con su familia. Creció entre California y La Florida. Fundó en 2006 la Galería Zu, espacio alternativo de tertulia artística y literaria, que mantuvo hasta el 2010 en Miami. Es director de Project Zu, un programa de fomento y difusión de actividades culturales. Su poesía ha sido publicada por revistas como AriqueBaquianaContratiempoLa Peregrina MagazineLaFanzine,  Linden Lane y Ventana Abierta. Su primer libro de poesía, Yo, el arquero aquel, fue publicado por Editorial Velámenes (West Palm Beach, Florida, 2011). En julio del 2012, se publicó digitalmente por TheWriteDeal un libro de cuentos cortos en inglés, titulado Room at the Top, y una versión revisada será publicada en junio de este año por Eriginal Books.



vendredi 16 août 2013

lundi 12 août 2013

Nuevos grasofismos. ©Margarita García Alonso.La vida, el trabajo, el paseo.




Nuevos grasofismos. ©Margarita García Alonso.La vida, el trabajo, el paseo.

13


 y en mi espacio Facebook. 

Poema del verano.




Poema del verano.

Estoy tras las rejas en húmeda prisión./ Mi compañero triste, criado en cautiverio,/ es un águila joven que sacude sus alas/ y pica en mi ventana/ su sangrienta ración. Alexander Pushkin

«Huyamos, echemos a volar» -susurra Puskin
y como una niña absolutamente convencida
que mi padre amaba más a su querida negra
que a mi madre envuelta en un delantal mugriento,
me elevaba entre nubes radioactivas
el aire fulminado de desechos.

Desde lo alto busco el río San Juan,
las lanchitas blancas sobre el negro
fluir de remolinos,
la camisa de mi padre sirviendo de vela
a una mujer violada un amanecer de nuevo año.

Mi compañero triste,
mi invento levanta el brazo,
mueve los dedos sin que desaparezca
el pasado de hambrunas,
de barracas maquilladas con cal,
negrores de carbón en la cocina,
y el pequeño inodoro al fondo del patio,
un cuadrado en madera,
pulido, oloroso a petróleo, a hojas de plátano.

Abandonada por el instinto familiar,
vigilaba por los orificios de la caseta
las velas al aire de cuesta tendida frente al mar.

La savia derramando virtudes por las hojas
mutilada cada amanecer para hacer cataplasmas
que cubrieran mi raquítico pecho
del asma, de la angustia, del mal pernicioso
que me hacía diferente en error de nacer.

Como un cuento se agranda el recuerdo
la casita, el pasillo, mis abuelos, las gallinas
en mi puesto de observadora
de ese mundo que no es el mío
o quizás sí, pero tan hueco
como mi enfermedad mental,
la tara que me hace extranjera,
no deseada y confusa chiquilla
de emociones turbias,
de visiones apocalípticas,
nombrando a la perra escondida en baúles.

Historias que vale inventar
para armar el rumbo inseguro de
barcos, de trenes humeantes
hacia asilos de hedor y pústulas.

Iahvé en la montaña de huesos
hermana la dureza, la médula,
el bramido de un cuerpo que no tuvo plaza
no murió ni conoció la paz.

Visiones de casa, frases en yiddish,
visiones enquistadas en mi matriz
envenenando la nuca, la laringe,
la tripería con la vulgaridad
de no poseer dones para borrar
en mis cercanos el mal.

Visiones que hoy,
-cincuenta años pasados-
se sientan en la mecedora
y esperan la persecución del banquero,
la factura, el grito de la gata,
la cazuela, el polvo acumulado
sobre muebles baratos,
la cama desecha.

Una y otra vez buscando el ala, la cumbre,
el barranco junto al mar
salvando el instinto de todo devorar,
de alzarme del suelo,
yo que tengo pánico a las escaleras,
a los aviones, a la vida social.

A tal punto, confieso, me quedan pocas
trazas de humanidad

-suis à force-

soy a fuerza el eco que se escurre entre versos
que pesa saliva, escasa en la boca,
en esta sequedad contaminada de presagios.

Contar, escurrirme, salvarme en el poema
donde levito, sin que nadie diga nada,
o digan mucho de nadas,
llenándome de apatías.

Volar Puskhin me ha sido prohibido
he necesitado buscar en la entraña
y el Hombre me devolvía
una y otra vez me ataba al árbol, a la planta.

La ventolera sostenida y yo apenas en equilibrio
sobre un pie, echando piedras en la falda
para quedar en cualquier lugar.

Los pájaros no soportan perderse
este instante donde entrechoco dientes
me pongo cómoda
apenas un minuto de bienestar
en la suciedad de la ciudad.



del poemario "Cuaderno de la herborista" , Margarita García Alonso, Editions Hoy no he visto el paraiso, 2012. 

© 2012 Editions Hoy no he visto el paraíso.
© Margarita García Alonso.
ISBN:978-2-919441-21-1
DL: 9782919441211
Impreso en España / Printed in Spain Impreso por Bubok

Ya que no he podido entender a los Hombres,
recorto y coso pero no me sale un humano,
me dedico a las plantas.
La herborista.