samedi 28 juillet 2012

Espantosa inauguración de los juegos olímpicos anoche, Londres 2012




Perdón, voy a molestar. No sé que me aturde más, si la inauguración de los juegos olímpicos anoche o los comentarios exaltados con mención de sublime que corren por la WEB. Fue terrible, una rave fetichista de todo lo mejorcito nacional (para Inglaterra), coreografías que tenían pinta de ser sublimes bajo una luz espantosa en la que no se apreciaban los bailarines; una mezcla de virtual con realidad, como si se tratara de un programa de manipulación para retrazados mentales, un sonido mal ajustado y para colmo, al final, el desfile de los interesados, los deportistas, salvo algunas excepciones decentes, parecía una conga de mal gusto, mal gusto sobre mal gusto, disfrazados y cada uno con un iphone tomando y tomándose fotos para Facebook.(España, de la que me he burlado hasta ahora, no queda con premio de estrafalaria) Si ese es el futuro de la humanidad, deportistas del más alto nivel, es decir, representantes de la raza humana, con cara de tontos del culo tirándose fotos, sin estar en el presente con el potable a la mano, sonriendo y contentísimos de no beber, no follar durante semanas de preparación y menos en la víspera del desafío, de no fumar para conservarse limpios, pues, señores, entramos en la era del cheísmo, el populismo y la imbecilidad. Qué espanto, peor que un filme ruso de seis horas, sin traducción. Lo bueno, Inglaterra es genial, acepta todo.

lundi 2 juillet 2012

suelto de equilibrista.


Todo previsto :
el abismo, el hilo, el  péndulo chino
y sus cerezos dibujados en flor,
la zapatilla de punta fina
dura como el concreto
la cinta de seda que oprime el pie

y yo sin ver, miope  resbalo,
 convencida de que no necesito
 un poema de amor,
 ninguna metáfora,
solo a él.

 No hay tiempo
ni un segundo para retroceder.

El pie sangra, 
el hilo corta la ingle
voy  en  eternidad deshabitada, 
en los ojos solo  él.

A un paso  la otra orilla
el aplauso, la heroicidad
        la tarde  


pero mi cuerpo en ruinas 
se deshace en arena
gesticula y resuenan alaridos  
en el vacítremebundo

 y otra vez la miopía
el no ver
sobre el hilo tendido.