lundi 30 avril 2012

Decreto de la herborista.

Decreto de la herborista. La lengua rozando el interior con violencia en cada poro germina un cactus que desciende del pubis a los pies -con arbitrariedad estética de enredadera que busca comida para el mes. Como si fuese un juego prohibido echo a mano al reloj de preciosismo suizo: la arandela nunca se traba jamás un traspiés, exacta y aburrida. Hay que renunciar- protestan los médicos- no reescribir textos, no dictar elegancias, amputar los apuros, determinar condena a la palabra. Ser maligno, cortar el traje de apariencia, partir a destiempo para añorar el hueco para que ocurra la conversión de humano en planta, morder el hueso que afirma a la columna como si fuese un jeroglífico inocente. El cuerpo aclimatado a genes contradictorios _el desamor la violencia- que roza la pared de la vagina, anuncia océanos marejadas de órganos que destilan excluidos de brazada. El riesgo de ahogarse en los tejidos de multiplicar células diferentes a la escritura. Cuerpo atado a malvas fulminantes a la absoluta nada de la sangre cuando cesa de nutrir plasmas airados, todo tan cercano similar al acto de nacer. Definirse, acurrucarse sin el estruendo del corazón de madre, hacer confianza a la natura, ser semilla, pasar a vegetal porque ha sucedido lo irremediable. Destruye el miedo, destruye esa neurona que hinca rodilla saca pecho y desahoga su ímpetu de huir. Cuando tengas mi edad habrás aprendido a cuidar los ataques estéticos, la rigidez excesiva. Todo ha pasado como un trabajo de perros drogados de vanidad y de ira. Mantén la aristocracia muestra piedad decadente por tu ruina ausente de versos. Eres solo la podredumbre que quizás germine bajo el ojo de esta humilde herborista. (Del poemario inédito Cuaderno de la herborista- perdonen, blogguer no respeta la picada de los versos y lo pone en parrafada. Si alguien conoce como arreglar esto, deje el mensaje en comentarios. Gracias.)

None

None: una ciudad de Italia.I Una ciudad de Italia, de apenas siete mil novecientos y algunos habitantes llamados Nonesis, bajo el patronado de San Lorenzo, y el código de correo 10060, me advierte que para llamar debo preceder los números de 011 y que nunca suenan los teléfonos aunque repiquen las campanas en Piémont en todo Turín o se extravié mi sombra, que me ha avanzado el viaje por Orbassano, Volvera, Candiolo, Piobesi Torinese, Airasca, Castagnole Piemonte, Scalenghe, lugares nombrados por cabalistas de dudosa reputación que han transformado el espacio de mi cuerpo en la jerigonza alucinada del tren que pasó. None: un pueblo de Senegal.II Perdido en las cercanías de Dakar, el megalito de Senégambie resguarda las almas en pena antes de esparcirlas en forma de conchas en la isla de Fadiouth. Not one, not any _ ninguno No one _nadie con voz áspera, posiblemente rudeza pura, entrechoca de alaridos los acantilados que escriben fantásticas deformidades mezcla de sibilinos cantos de corifeos y aullidos del diablo. La única manera de saber a quién pertenece el canto son las pastillas de adormidera que encuentro en la prensa, a diario. None íntimo.III Not one, not any _ ninguno No one _nadie sabe cómo zurcir el ojal por donde la natura libero a la madre. Hueco donde teje, entreteje, la justa medida el cuerpo -de cartón el patrón- patrón de costurera que cincela el traje repara la respiración que sana la llamada cursi amor amor sin Roma sin camino o trillo por donde pasear la duda, el derecho al verde regalado a cinco potencias de fibra estriada. Desfilachada cabellera desvelada, insomne en batallas de creencia e insolvencia. Poco estima la armada a la víctima deshecha el fino paño manchado el lienzo casi tan blanco como la infancia, a ganchillo la condena: no regresar, si sois débiles. La Tierra ha dejado de ser el astro que besa celajes, nombra estrellas, en tormento gira: pesadilla, el limbo y tú, sobreviviente de antiguas contiendas, impotente ante el amanecer blasfema ese pecho None, none, cero a los cabalistas en la oscuridad de latitudes ajenas, en la ínfima plaza de escasa luz donde el eco repite None, none, y hasta el cuervo pide perdón. Ninguno, nadie sabe lo que escuchará. Al final sé que haréis todo lo contrario y os espero, tijera a la mano. Del pomario inédito NONE

de abril

Poema de abril. Como una tinta caída sobre la carta que mi madre no leerá tiemblo bajo la presión de mi cuerpo que quiere escribir relieves estriar símbolos, disponer palabras chorreantes de gentileza. Flotando en un mar de letras me toco el ojo incompleto, habito el faro donde la ciega de la colina ordena virtud al pulmón prepotente que tiene maneras de zurcir la fatalidad _yo no, no animo de mentiras el exilio me agita la nieve- El espacio que nos separa es agreste escombro entre los escombros de Europa. La emoción se evapora si me embriago e interpreto: he huido de ser hija. La ola excesiva niega la referencia. Me ha salpicado la cara cuando compongo otra carta que mi madre jamás leerá que ni siquiera sostiene. del poemario inédito NONE

La reina de Groenlandia by ~guillemaro

La reina de Groenlandia by ~guillemaro http://fav.me/d4y5joy GRACIAS

¿A dónde huir?

"¿A dónde huir? Tú llenas el mundo. No puedo huir más que en ti". Marguerite Yourcenar

Vendrá La Muerte Y Tendrá Tus Ojos

dimanche 29 avril 2012

el cielo se traga la tierra.



Imposible dormir con la ventolera, cerca de las tres de la madrugada todas las jardineras de mi calle se rompieron en la acera. Parecía un ataque de flores sobre manantiales alocados, la tierra de las macetas quedaba como una islita hasta que la corriente la arrastraba. Ahora negro, negro y sigue lloviendo...

dimanche 22 avril 2012

Nunca es de noche cuándo veo tu rostro; por esto ahora no me parece que ya sea de noche, ni que el bosque esté despoblado o solitario, porque para mi tu eres el mundo entero; quién podrá decir que yo estoy sola si el mundo está aquí mirándome? William Shakespeare

vendredi 13 avril 2012

Lazaro C. Costa el bailarIn cubano que anoche estremeciO la Francia.






Lazaro C. Costa : De l'audace !

Mi voto con él, merece ganar! Ahora es finalista, con este desafIo técnico, bailar con una sola mano y aguantarse el mandao no es una tarea de novatos. Cuerpo, gracia y audacia que han roto prejuicios. Es una primera mundial en la historia de la TV francesa y sus concursos de talento. La entrevista que ofreciO es una ganga.Dijo que lo que + le disgusta en su bellisIsima isla es la falta de libertad!




los que han pasado trabajo para verlo, por los filtros, aqui.

Laura Pérez Garcia en el Premio Journiac


LPG

lundi 9 avril 2012

L'aiguille dans la pomme-La aguja en la manzana -en edición bilingüe, en L'échappée belle.





La importante cada editora francesa L'echapée belle, que funda en el 2010 y dirige la escritora Florence Issac , publicará en el transcurso de este año 2012, mi poemario L'aiguille en la pomme - La aguja en la manzana, en edición bilingüe, francés-español.
+ Infos .

Programa de L'echapée belle édition 2012/2013

vendredi 6 avril 2012

Laura Pérez García seleccionada al Premio Journiac.




Mi hija Laura Pérez García (nacida en Matanzas, Cuba y educada en Francia donde es graduada en Bellas Artes) es finalista del Premio Journiac, que comprende exposiciones en importantes salas de la Universidad París I y en la Galería que lleva ese nombre.
OBRAS y en Island Gallery.
FELICIDADES


en el Reina Sofía, Madrid.



preparando una de sus exposiciones.

Ha expuesto en China, Polonia, Shangai, Paris... Fundadora de La Colonie du sextant y la Galerie 116.

jeudi 5 avril 2012

Los frutos del Mal




No las flores, de esas escribió Charles Baudelaire. Los frutos del cinismo, el dolor, la ruptura, las ausencias, las arbitrariedades, el engaño y por ahí cualquier sembrado que oxide al humano; quiebre, resquebraje la columna vertebral de buena forja.

Es lo que ha logrado una familia en la isla, frutos irrecuperables que han sido negados por sus letras, por su posición o su viaje, carcomidos por una cuba de odios, limitaciones, injusticias. Y van pereciendo, muriéndose, matándose porque no han podido ser planta, mata, flor, ni siquiera pistilo entre los suyos.

En menos de seis meses se han ido los poetas David Lago González, Elena Tamargo, Julio San Francisco, Heriberto Hernández Medina, y ayer también se suicidó el periodista e historiador Albert Santiago Du Bouchet Hernández, ex- preso enviado a España.

Ninguno en ancianidad extrema, todos en exilio, enfermedad que roe o suelta la mano para el gesto fatal. Amigos sin terruño que nos han unido en el dolor. Triste unión que es la invitación a velorios.

Quedan muchas aduanas que tachan nombres sobre listas; quedan muchos aduaneros y frutos del mal rondando entre pesadillas, papagayos, calcomanías y consignas. Quedan enfermos del Mal, el mal-lugar donde se nació. Si alguien encuentra remedio, u oración que la repita.

Y nada ha cambiado, a no ser la esperanza que definitivamente se perdió en medio de malabarismos, cuerdas flojas, y payasos de un circo que tiene la carpa sucia y roída al extremo.

(Talkin’ ‘bout) My Generation

a tantos…

a Jesús “Cepp” Selgas


People try to put us d-down (Talkin' 'bout my generation)
Just because we g-g-get around (Talkin' 'bout my generation)

Pete Townshed (The Who)

Nos fue negado el romanticismo.

Nos retiraron antes de montar

la cabalgadura con que los utópicos

trotan por encima del foso de las ideas

y atraviesan las puertas del castillo de la juventud reticente.

Nos fue negado el descubrimiento natural de la vida:

muerte, dolor, justicia, certezas y dudas,

espontaneidad.

No hablo de derechos.

Nos fue negado el error.

Se nos quiso exterminar por convictos inservibles.

A cambio, nos fue dado el silencio.

La sospecha, el miedo, la desconfianza,

la inocencia rota por la observancia de las maneras frágiles,

y el rechazo también al siempre trémulo corazón.

Rigidez, y andar por años con un pesado libro sobre la cabeza

para mantener erguida la figura,

como si fuéramos internas de una cruel y absurda escuela de modelos.

A la salida, nos fue enseñada un arma,

que tampoco se nos entregó

porque fuimos considerados indignos de su mecanismo.

Así crecimos, así reímos, así amamos.

Así vivimos.

Hasta hoy.

(Madrid, 20 de enero de 2011)

© 2011 David Lago González

mercredi 4 avril 2012

Ha muerto el poeta Heriberto HernAndez Medina.



Se fue un amigo, en Miami, en exilio.
Eliza, Erick, qué tristeza, estamos desconsolados.


BIOGRAFÍA DEL MUERTO

El que ha muerto
con un pez en el pecho penetrando como un dardo finísimo
tiene el desasosiego de ver al menos la parte de juego que
/ha vivido.
Vienen todas las bestias a juntarse para lamer sus manos,
pero él sólo piensa en la niña que se perdió esa noche,
en la niña que hundió sus piesecitos en una oscuridad
/densísima.
Pudiera estar contándole una muy larga historia
en la que las muchachas sólo han sido papeles,
sólo han sido impalpables ventanas en la espuma;
pero la sal es una mentira, una desgarradura que nos
/permite abrir las manos.
Entonces piensa en un juego, un juego estrictamente distinto al
/juego en que soñamos,
pero la oscuridad, la densa oscuridad
es una vestidura que nos aprieta el pecho, asma que cae
/como una lluvia helada
y es terrible tener, sin perdemos, las manos extendidas.
La ciudad, como el pecho, apretada,
aunque nunca sangrando como el pecho,
es más fría en las festividades, en la cerveza amarga que
/ha salpicado el horadado abrigo,
el árbol que ha dado de sí toda su sombra.
Ahora se vuelve, de no volver qué fuera la ciudad con su solemne
/herida,
con la herida de todos,
la condecoración de la nostalgia forzándonos al miedo.

EN SU ESPACIO LA PRIMERA PALABRA


DEAD WOOD

Viendo pasar la muerte a la sombra de un viejo
árbol, en su memoria las hojas esparcidas.
Viendo pasar las sombras del duelo, las heridas
y esos rostros que apenas soporta ya el espejo.

Viendo colmarse el cielo de nubes y el cortejo,
más oscuro que el cielo, las ramas retorcidas
emular en dobleces e ilusiones perdidas.
Viendo en su paso lento de la muerte un bosquejo.

Viendo la tierra abierta, el miedo indescriptible
de un rostro que presiente cercano el fin del juego.
Viendo el tiempo y sus huesos, quebrarse previsible

en las palabras huecas que a recordar me niego,
quiero, como este árbol, morir con la apacible
dignidad de un madero que arrojarán al fuego.



Heriberto Hernández Medina:
(Cuba, 1964) Poeta y Crítico de arte. En 1987 se gradúa de Arquitectura. Ha publicado los libros de poesía: "Poemas " Ediciones Matanzas, 1991, “Discurso en la Montaña de los Muertos" Ediciones Unión, 1994, "La Patria del Espejo" Ediciones Unión, 1994, "Los Frutos del Vacío" Ediciones Matanzas, 1997, "Los Frutos del Vacío" Linkgua Ediciones, 2006, “Verdades como templos” Iduna Ediciones, 2008, "Los Frutos del Vacío" Bluebird Editions, 2008, "Las sucesivas puertas, el frágil aire eterno" Bluebird Editions, 2009 y "Otros filos del fuego" Avondale Ediciones, 2012. Ha recibido el Premio "DAVID" de la UNEAC, 1989 y el Premio Internacional de Poesía “Nicolás Guillén” 2006.

EL INCREDULO