mercredi 26 mai 2010

juan carlos recio sentado en el aire pronostica dias lluviosos




Sé que Juan Carlos Recio es un muchacho bondadoso, cualidad luminosa del poeta; tímido espía de la planta, lo humano, la transparencia, lo oculto que devora, la fiera , el demonio y la maldición que talla hojas, raicillas, genes y miradas. Lo siento y en esto de sentir nadie me gana.

Estaba sentado en el aire cuando yo ascendía, en esas levitaciones graves que padezco para no asumir la cotidianidad y sus tareas repetitivas, y me tomó la mano, como si siempre hubiese estado en esa condición para dejarme estas gotas de agua que dan bautizo a amantes y niños y devuelven la vida. Muy agradecida, comparto.



Juan Carlos Recio

Días lluviosos

En días lluviosos acomodo la angustia
y dejo que mi cuerpo se inunde
como la espuma de la cerveza bajo el agua
He visto muertos al caer la lluvia,
son tan reales y enigmáticos
que me hacen asomarme a los techos del pueblo;
luego me da lo mismo desaparecer.
La lluvia alimenta mis vacíos,
padezco el hambre de aquellos que temen a su pubertad,
y lejos de Dios, desmayo en las mesas desconocidas.
Entro a un cine y dejo que corra la moneda,
solo para saber si estoy.
Extraño las madrugadas,
las ilustres pasiones de los que me lanzaban estrellas y cartas,
para hacerme creer que ascendía.
Estos días son húmedos
pero mi piel se ahueca y suele escurrirse,
canto los salmos que puedo imaginar,
trato de ser afable,
trato de no doblarme sobre la víctima;
nada me cuesta si me desnudo y no cesa de llover.
En días lluviosos soy el único animal que no bebe
la espuma de su cerveza bajo el agua.
Solo puedo huir a través de los patios,
mis vecinos lo saben
e intentan disimular sus trampas.
Me gustaría ser los ojos de estos días,
ser el pez que baila,
pero me duele tanto esta humedad,
la hoja que se pudre en los tejados del pueblo.

SENTADO EN EL AIRE

Juan Carlos Recio: Cuba, 1968. Tiene publicado El buscaluz colgado, premio de la ciudad de Santa Clara 1990. Ha obtenido primera mención en el Julián del Casal de la UNEAC en 1991, con su libro inédito Hay un hombre en la cruz. Vive en New York desde el año 2000.

3 commentaires:

EL SITIO DE LA LUZ a dit…

Marga es una sorpresa, hablabas en facebook de la tormenta de lluvia que anunciaba y como todo anuncio paracía una tempestad casi divina para un poeta, entonces recordé estos versos escritos hace casi veinte años en mi pueblo, un abrazo, agradecido y mojado con la magia de Di Marga Code

Pedro F. Báez a dit…

Hay frescura en este poeta y no precisamente por el agua que describe. Viene de adentro el rumor de esa frescura, de esa vitalidad del verbo que a su vez brota manando con toda majestad y toda calma; con la dignidad y el resplandor de lo verdaderamente auténtico y novedoso (novedoso en el mejor y más innovador de los sentidos). Percibo, en sus versos, la asfixia visceral del poeta bajo la espuma de la cerveza que es una especie de mortaja y paradójicamente, de balsa... Percibo, también, que esta espuma despliega alas para hacer flotar al poema con total, madura y concebible ingravidez, que, a pesar de la lluvia externa y aquella que moja los parajes del alma, se deshace en prisma, para regalarnos en su luz la voz de un rico arcoiris de nuevas y personalísimas sonoridades. Gracias, Marga, por permitirme conocer la obra de este compatriota. Besitos para ti, levitadora de sueños.

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ a dit…

gracias a Marga por este poema del amigo Juan Carlos Recio, quien labora en su poesía incansablemente.

Saludos desde los mangos,