mercredi 28 octobre 2009

homenaje al Moro en Efory Atocha




Edición especial dedicada al poeta Fayad Jamís Bernal (Ojocaliente, Estado de Zacatecas, México, 28 de octubre de 1930- La Habana, 12 de Noviembre de 1988)


y se hubiese reido mucho, diciendo que esperaran el 30 en que le inscribieron en el registro, solo para esconder la timidez.

L. Santiago Alpizar, Chago y su Efory Atocha asumen. Es la revista poetica viva, que no deja muertos, ni huerfanos, ni descarriados y auna la historia de las letras cubanas. Eso si es regalo para un poeta.


Nombrar merita y estan llegando los que tienen la bondad de recordar. A mi ya me han sacudido algunos golpes y emociones. Dejo este post fijo, los poetas no hacen fiesticas, se van a lo grande.Les invito.

Edición especial dedicada a Fayad Jamís Bernal

Manuel Vázquez Portal: "Cartas estrujadas" -

Ángel Collado Ruiz: "A Fayad Jamís"

El Fayad que conocí, de Sigfredo Ariel

Arístides Vega Chapú: "El Moro"

Margarita García Alonso: "Las llaves de la noche"

Los testimonios tienen la bendicion de Belkis Cuza-Malé - el tiempo abre una brecha de entendederas y amor, en los que quedamos.

"... Fayad, un gran poeta y amigo. Siempre lo consideré así, aunque hacía mucho que no lo veía. Ilustró mi libro Cartas a Ana Frank, publicado por los Cuadernos Unión, en 1966. Pero más importante que eso fue para mí fue la ayuda que me brindó, una terrible noche de 1966, cuando yo no tenía dónde vivir ni cómo comer. El Moro, como le decían, fue un ser humano especial. Y un gran artista.
Es hora de que hablemos en tono personal y quedo de esos que ya se han ido pero que estarán siempre presentes en la literatura y el arte de nuestro país. Es hora, amigos, de dejar de maldecir a los otros, incluso a aquéllos que no piensan o pensaron como nosotros..."

Bienvenidos a esta conspiracion de respeto y amor.

Dejo este post fijo, quedan otros amigos...

denis fortun se entretiene en groenlandia.




Hace mucho que quiero a Denis Fortin- el verbo querer esta bien utilizado, en este espacio virtual se ata uno o ni remarca, y a él le toco - , quien lleva a Fernandina de Jagua como si fuera un islote que descubre litorales y funda paisajes.

He leido su obra en fragmentos y ha tenido la gentileza,-debe ser tambien por el querer- de entrevistarme. Le envié esa foto, a falta de fotografo - de la webcam- y le respondi lo mejor que pude a este gran señor que ama y cree en las mujeres.

Fue un placer tenerle en Groenlandia.

Agradecida.


Ella estuvo en el paraíso… entretenida en un inmenso orgasmo
Por Denis Fortun

au pan coupe sobre azul Aldrey



Un azul a paleta que mueve el trigo y un poema. Me detuve, puede ese sol o luna bendecir el camino del dia en que entraron a mi vida David y Karin. Ahi reunidos en un cuadro que comparto, porque ese bien, es mucho y sano y da alegria.

Gracias.


Au pan coupe

a Raúl Parrado

La arista del triángulo desconoce el secreto.

Corta el pan y deja el cuchillo a un lado.

El mantel a cuadros rojos y blancos

cubre la mesa del rincón tras la puerta,

los vasos boca abajo;

todo limpio y humilde,

pero con una cierta gracia rozando el encanto.

Es una época enloquecida, en que se habla atropelladamente,

quizás para sustituir con palabras la ausencia de nada relevante.

Pero esa nada es un todo. Tal vez es que nada es significativo.

Corta otro trozo de pan, y sigue la vida.

Lo relevante y significativo ocurre dentro de nosotros.



(Madrid, 10 de marzo de 2002)

(C) 2002 David Lago González



Carmen Karin Aldrey
Artista y escritora cubana radicada en la ciudad de Miami, USA

Peregrinos por el Mundo, suplemento de Arte y Poesia de
La Peregrina Magazine

El poeta David Lago González, vive en Madrid.

mardi 27 octobre 2009

ese muchacho pintado




Cuídate del que escriba desvergonzado, como es mi caso, puede ocultar a una persona tímida que se pregunta como atravesar tu puerta del alma. Hace mucho tiempo que le miro, se parece tanto a mi juventud, donde tuve amigos tan hermosos y azulados que proyectaban un aura que trascendería en los tiempos. Esa causal ya le daba trono, creo en la intuición, en lo que trasmite la presencia fotográfica.

Esa finura del rasgo, esa nariz tallada de los que entran a segundos aires y descubren una palabra que enumera y sintetiza la esencia de las esencias. Cuando un poeta descubre en los versos de otro poeta que han recorrido el mismo pasadizo – del infierno o del paraíso- ocurre un milagro, se unen los ojos y ya, en lo adelante, no habrá libro que no lea uno que no lo sienta el otro. Quizás sea ese el elogio necesario, decirse, esos versos debía haberlos escrito yo, si tuviera su talento…

Nunca le había molestado, me cuesta llegar y decir estoy en admiración, para qué perturbar a quien esta dejando una obra mayor, insólita y única en la poseía cubana: Carlos Pintado.

Quiso ese juego llamado Facebook escogerle como mi amigo del día…a veces mencionan a una persona y no se aparece ni en entrecomillas, y uno se queda, deseando un abrazo, un amigo debe recordar su infancia y ponerse a tu lado, un rato.

Ya caía la tarde, estuve con Chago hablando de Fayad, con Sifgredo que me devolvió la calle O, esquina a 27, donde se escuchaban en el cuarto piso los llamados al Moro, en las madrugadas afiebradas del Vedado… con Denis Fortun en intercambio de historias…El cuerpo en frisones, estremecido por las emociones que se sueltan en avalancha y fue el momento mágico. Carlos Pintado se llego donde nos ponían de amigos del día y respondió…


“¡Qué honor para mí! un abrazote grande- y recito algo que habia escrito -
"El alma perdida en el bosque, de ojos hacia fuera
de vientre y tripas hacia fuera
donde comen, tranquilamente, ciertos carroñeros
disfrazados de pájaros negros" Margarita García Alonso”


No sabia que este muchacho me conocía en el desliz del poema, y me sentí magnífica. Una vieja poeta se releva cada vez que un mancebo con nobleza la menciona. Y lo que es peor, ese oráculo donde leí que Carlos es especial me adentra a que tome el riesgo de decir – con perdón de los que ya quiero y tienen su lugar- que este poeta deambula donde anida lo inaccesible , y con maestría deja respeto, el poema sin aristas, perfecto en el sentir y la palabra.

Enhorabuena, ya me puedo morir, no se descubre a alguien así en muchas vidas.



DÓNDE ESTARÍA YO DE NO HABER SIDO

Dream not of other worlds
Milton, Paradise Lost, VIII


¿Dónde estaría yo de no haber sido
Éste que ahora deambula en corredores?
¿Sobre qué sombra busco los rigores
De la luz en las puertas del olvido?
¿Dónde estaría yo sino en la nada,
En el polvo, en el oro, o en el sueño
De aquel que se aproxima con empeño
Y paciente me acerca hacia su almohada?
¿Dónde, sino en la noche, la silueta
De mi sombra recorre la entrañable
Belleza de otra sombra, cruel saeta
Que en tan sólo un instante me sorprende?
¿Dónde mi larga muerte se desprende
De algo tan hondo, oscuro, inevitable?


AUTORRETRATO

Morir es imposible: la cicuta
La bebemos, despacio, como el vino
Y no morimos. Miro la pistola;
El círculo del cabo es sólo noche.
Juego con el gatillo y nada ocurre.
A solas, ya sin nadie, me aborrezco.
Pienso que no le importo al asesino.
Soy un tirano más. Nadie conspira
A mis espaldas. Niego a mis mujeres.
Sueño incendiar las casas de este pueblo.
Abjuro de mi nombre y de mi historia.
Morir es imposible. Nada ocurre.
Nadie muere. La muerte nos escribe
Poco a poco los días y las noches.

MANUAL DEL CONDENADO

Debo tu nombre al reino, oscuro pueblo.
Por una de tus calles he mirado
El palacio de Cnosos, las ventanas
Abiertas al abismo y a la noche.
Pienso en Dushara, su secreta historia,
Y en las altas batallas de Numancia
Que acaso ocurrieron sólo en sueños.
Entre muros de piedras he dormido
Y vislumbrado el alba en un instante.
Sé el oscuro misterio de los templos,
Y esa imagen de Kaaba con su piedra
De sacro mármol negro y misterioso.
Yo he querido morir en estas calles.
He querido encontrarme con mi muerte.
Me llaman Hollinshed. Mi nombre callan.
Solitario me escurro entre las sombras.
Otra gloria no quiero. Poco importa.
Desde aquí me desmienten las penumbras.
Mis pasos ya se pierden sin destino.
La condena de un hombre es mi condena.
Aquí puedo decir, oh, ciegos dioses,
No existen ya las luces ni las sombras,
Ni la rosa, ni el bosque, ni el estuario.
Ni la espada del último guerrero.
Ni el oro de esas tardes tan lejanas.
Ni el muchacho que aguarda temeroso
En Düsseldorf, sentado en una esquina.
Ni la paciente ergástula, acechando.
Ni el anillo de Odín ni de sus elfos.
Ni el recuerdo que el Nilo me prohíbe.
Ni el cuerpo que he lanzado hacia las aguas.

CARPE DIEM


El mañana no existe, ni el futuro,
Que es el mañana del mañana. Juego
A no creerme estas cosas. Miro el juego
Que los niños entablan y procuro
El difícil trasfondo de ese juego.
Por más que me sorprenda es siempre duro
Repetirse uno mismo en el oscuro
Espejo de los días. Como el fuego
Silencioso que abraza y me devora,
El instante me pierde en cada instante
Y al final sólo queda el breve humo
Perdiéndose en la sombra. Cada hora
Me acontece fatal y muy distante:
Cada hora en que ardo y me consumo

lundi 26 octobre 2009

el fayad de sigfredo ariel




en...
Efory Atocha

el 28 estaria de cumpleaños...oh putain, me ha subido la emocion, tantos nombres, que no son monton,personas que quiero ahi reunidas en la casa planeta, y el Moro riendo porque ya somos unos "viejos" poetas y entendemos mejor.

Gracias Sifgredo, Chago.

qué piensan los hombres cuando...



NO ESTAMOS
eso si, los hombres enamorados...

en NO sé nada, de Rubencito Aguiar

pocos lo confiesan...

vendredi 23 octobre 2009

de desechos



 era esperada en Milan, y dos horas antes, en el Metro parisino me empujaron y robaron, tuve fractura de la muñeca, varios puntos en la cabeza y sobre todo, me quede sin billetes, dinero, ni identidad.

Recordé este escrito, de ese año 2006 y lo mucho que ha llovido. Ahora tengo que actualizarlo.



 



Poética del desecho deshecho.

“.había agotado el espacio entero de su alma; si alguien le hubiera preguntado su propio nombre o cualquier rasgo de su vida anterior, no habría acertado a responder...”J.L.Borges“ Las Ruinas Circulares”

Desecho*

1. Aquello que queda tras haber escogido lo más útil y provechoso.

2. Cosa que por cualquier motivo no sirve a la persona para quien se hizo.

3. Escoria o cosa despreciable de un conjunto,

“son el desecho de la sociedad”.

4. Actitud del que muestra desprecio hacia los demás.

5. Atajo, senda.

Deshecho. (a) **derivado de hacer

1. Se refiere a la tempestad o al temporal que es muy violento. “La calma siguió a un vendaval deshecho”.

2. Desaliñado, descuidado.

3. Atajo, senda: “tomaron un deshecho casi oculto para salir rápido del cantón”.

Una simple H diferencia y une las palabras en la poética del exilio cubano. Una H de hombre, de humanidad. Como el gato quántico de Shrödinger, medio vivos, medio muertos, encerrados en una caja de laboratorio, apenas con existencia real, andan los poetas, desechos en el deshecho; mientras a la poesía cubana le hace falta el verso que talle una memoria y llegue a sentirse como propio.

Veamos el panorama, según Dante Alighieri, quien fue un precursor narrando el infierno, el purgatorio y hasta el cielo de mi isla.

En el limbo están los niños, ajenos a cualquier pecado, sólo el de nacer prisioneros de un dictador llamado Castro. Están los que por hambre han perdido la razón.

Bajo el calor infernal, la isla lujuriosa vende cuerpos adolescentes a visitantes de paso. Los cancerberos controlan la palabra, la reunión, el gesto. Avaros, ladrones, oportunistas, delatores, se enriquecen robando, vendiendo tierras, playas, mares; obras de arte expoliadas, el mejor pan, el vino ilícito de la elite, de la nueva casta de dirigentes de esta conspiración contra el ser humano.

Ira y prepotencia en la condena a quien habla, a quien parte pues no puede más. Cuarterías mal olientes, bajo bocinas que repiten frases, tergiversan el sentido de las palabras, hora tras hora desde hace casi medio siglo.

Lago de sangre; de esa sangre de balseros, de fusilados. Bosque de espinas en los golpeadores, quienes tiran piedras, escupidas… hombre a hombre, contra el que decide protestar.

“Traidores”, suena en las espaldas, y el conjuro empieza. Separados de la casa, de la familia, de la patria, el exiliado espera un consuelo que no llega, sin espantar la llaga, la semántica que podría ayudarle a respirar.

El guardián, un amargado viejo de barba blanca, atraviesa el infierno y el purgatorio en una barca. Caprichoso, con desden borra nombres de la lista de nacidos, destierra.

“Con los ojos cocidos con alambre”, algunos aprovechados viven en el extranjero y siguen elogiando aquello, mientras en el mundo se resguardan de romper un mito. La pereza se instala, no hay ley económica que tenga pie a la mentira.

“Bienaventurados aquellos que no tienen más ni menos hambre que la razonable”.

¿Sería esta frase de Dante la que inspiraría la libreta de racionamiento, o el agua con azúcar para evitar el vértigo? Reconozco ser una infeliz, hambrienta, sedienta de libertad.

Dante cuenta el encuentro con su tatarabuelo quien le dice que lo van a desterrar de Florencia. Ese miedo, ese recuerdo de partida inminente, de dejar madre, padre, anciano… con el esbirro, se suma al imperativo de no volver a verlos o callar. Hasta en el escape impera el chantaje.

Todas esas metáforas, esas visiones tienen cuerpo en la realidad de mí país, donde literatura, esquizofrenia, angustia y deshecho se dan la mano.

Transcurren días oscuros en la poesía cubana. Parece que nos han abochornado tanto que los poetas andamos por ahí con una mutación genética. Los que siguen en la isla mucho han viajado y publicado, por esa infinita piedad hacia el encerrado, que bien promueve el Ministerio de cultura cubano y sus excelentes amigos de la publicidad.

Los que sirven a mantener el mito son promovidos, viajan, y exponen en instituciones de prestigio, universidades y galerías solidarias y luego regresan con su verso extraño, punteado de citas y autores conocidos, a seguir amamantando la represión.

Nunca antes el libro había sido monedita de intercambio, referencia intelectual de primera, carente de verso que trascienda. Es eso: silencio y componendas. Por suerte, alguna que otra voz airada recorre Internet; el espacio virtual ha devenido la tierra de las ausencias.

Los opositores que han abandonado el macabro juego, friegan sus ojos sin que nadie en este exilio venturoso se atreva a publicarles, salvo excepciones notables, o mucho correr o pertenecer a revistas de ambigüedad resonante, que no manchan el lenguaje oficial. De todas formas la lista para la posteridad ya esta hecha.

Qué olvido y qué desperdicio. O hemos tenido demasiados buenos cantadores del destierro a lo largo de los siglos, o la necesidad vital de existir nos ha frenado el verbo. Lo peor, nos ha ensuciado el anhelo de constituirnos en grupo humano que se inquieta por la causa de la libertad. Nótese que no estoy pidiendo panfletos, loas, lanzas, ni dardos, sólo que decir lo que nos sucede, es escribir en negro.

Pero hemos parido grandes poetas. Hasta comienzan a dar medallas por la lucha, por la democracia y la libertad, sin que seamos tocados por sus textos.

En esta poética del desecho se han confundido los hemisferios cerebrales: raciocinio y pasión, sin que los poetas arriben a bronquearse con su ego y actuar en consecuencia con su tierra, de donde no saben si saldrán, si volverán, donde han muerto.

Si algún día llega la paz en esta errancia, habría que borrar muchas páginas de historia fabulada por el dictador; otras tantas de poesía enajenada, y bajar a su dimensión a muchos oportunistas. Pero nos faltará tiempo, todavía no sabemos que podemos hacer con tanta ira, odio, desgano y nadie nos consolará por haber perdido la voz.

Yo misma estuve callada una década, sin saber que el silencio me atravesaba la médula. Ese bandido sistema mata al ser humano, sin palabras, cualquier zoológico nos recibiría.

Podría reclamar, que seamos grandes y violentos hasta alcanzar la democracia, o citar a Martí, “jamás saldrá de mi corazón obra sin piedad y sin limpieza”, pues vivir de la poesía no es rentable, pero antes preferiría comenzar a comerme un dedo, de ahí pasaría a la mano, entera me “caníbalearia”, antes de pactar con esos miserables que desgobiernan Cuba.

Me he “adultado” en el destierro, me conformo con que cuenten que han escuchado un desecho y testimonien sobre la isla. Testimonien que la poesía no alarga la vida; la libertad si, y si el poeta no la defiende, esta muerto.

Margarita García Alonso

Italia, Mayo 2006.


mercredi 21 octobre 2009

las muchachas que se van...



LAS MUCHACHAS QUE SE VAN. POEMA INÉDITO DE JULIO SAN FRANCISCO*
Julio San Francisco, Poeta Desterrado
Las muchachas que se van

“Una muchacha está muriéndose en mis brazos
Tiernamente
Como se mueren las muchachas. Heberto Padilla”



Cuando yo tenía 7 años vi a una muchacha pasar
Y supe que no podría ser mía porque ella tenía 17, seguramente.
¡Sentí por primera vez el dolor que producen las muchachas que se van!

Desde entonces estoy viendo muchachas pasar todos los días,
Sólo que siempre tenía la esperanza de que pudieran regresar
Y algunas regresaron.

Están todas las que me dijeron "Sí"
Y también están todas las que me dijeron "No"
Pero eso nunca ha sido grave,
-Además, de muchas ni sus nombres recuerdo-
Porque lo que sí resulta grave
Es tener la certeza de que siempre será "No"
A partir de un día, de ese día
En que ya eres otro para siempre
Ante cualquier muchacha del Universo.

Ambas son parte de mi vida,
Algunas también de mis buenos y malos recuerdos,
Algunas de mis olvidos.

De poco me sirven hoy sus cuerpos tensos,
Su piel tersa,
Sus caricias sudorosas y pasadas,
Sus ayes y sus eyes.
Yo no nací para vivir de los recuerdos
Que sólo me sirven eficazmente para escribir poemas
Y muchas veces ni para eso.

Cuando yo tenía 17 años vi a otra muchacha pasar
Y supe que podría ser mía, digo absolutamente mía,
Aunque dependería de ella y de mí
Y, de hecho, algunas fueron mías y yo de ellas,
Algunas fueron mías y yo de nadie.
De algunas fui
Y lamentablemente nunca pudieron lograr
Que yo fuera suyo.

Cuando yo tenía 27 años vi a una muchacha pasar
-moría de no recuerdo qué enfermedad vulgar y su diagnóstico excelente-
Y sentí dolor –un dolor que desde entonces reedito de cuando en cuando-
Por quién nunca conocería un orgasmo perfecto,
Ni un orgasmo normal y común
Que es el único dado a algunos seres,
Que se iría para siempre de esta vida
Sin conocer ese verdadero paraíso.

Antes las veía pasar en Corralillo**, donde pasé mi infancia,
En Sagua La Grande, donde pasé mi juventud,
En Bacuranao, donde ya era un hombrecito,
Y en Yaguaramas, donde pasé parte del Servicio Militar Obligatorio,
Había una sola calle y una sola muchacha
Cuyo nombre no recuerdo, y que pasaba.
Por toda calle pasa una muchacha.
Hoy en Madrid, donde soy un viejo poeta desterrado.

Todos estos sitios son distintos
Y todas las muchachas son iguales al menos en metáfora.
Y yo el mismo de siempre, -aquí si no hay metáfora que valga-
Con la misma fecha de nacimiento,
Y un número cubano que no servía para nada
O un número español que sólo me garantiza libertad,
Y distintos años, muchos años, infinitos años,
Y los mismos instintos, ternuras, satisfacciones, frustraciones,
rabias y carajos.
Y mi casa, siempre diferente,
Que siempre ha tenido calle
Por donde pasan las muchachas día a día
Y por donde una vez también vi pasar
El entierro de mi madre
Y después otra muchacha
Y por donde una vez también vi pasar
El entierro de mi padre
Y después otra muchacha
Y por donde finalmente vi pasar mi propio entierro
Y después otra muchacha.

Ahora que tengo 57 años sigo viendo muchachas pasar,
Con rostros llenos de vida y precipicios,
Con pezones aterciopelados y adivinables bajo blusa
Como siempre ocurre con muchachas,
Con magníficas nalgas
Sueltas
Revoloteando
Como mariposas fieras y retadoras
(Perdonen la facilísima metáfora
Pues una metáfora siempre debe ser difícil)
Bajo falda,
Con sexos húmedos, perfumados, ambiciosos
Siempre sedientos y humeantes,
-Obras Maestras-
Sin rasurar o rasurados
Con diseños que por muy malos que sean
Siempre son muy buenos.
Y que ni Miguel Ángel pudo reproducir con su pincel de Dios.
Siempre sé en qué caso lo lleva cada una. En este diagnóstico nunca
Me equivoco. Es el único diagnóstico de la vida
Donde nunca me equivoco,
Donde un poeta no puede darse el lujo de errar idiotamente.

Algunas serán o habrán sido hasta inteligentes y sensibles
Y hasta les gusta o les habrá gustado la poesía,
Incluso hasta un libro, un poema o un verso raro
De Julio San Francisco
(El único poeta al que más que los versos –incluso que sus versos-
Le gustan las muchachas),
Verso que tal vez alguna de ellas tenga debajo del cristal
De su cómoda, en su cuarto. (Se ha dado el caso
Y sé que es un milagro
Pero a la poesía y a las muchachas les encanta hacer milagros).
Cuyo autor no han conocido ni conocerán jamás.

Esas muchachas, de esos pechos y esas nalgas,
Sensibles, inteligentes, informadas
Y que leen poemas en la oscuridad del día o en la luz de la noche
Son el colmo para un hombre como yo
Que ha perdido o ganado en esta vida
Unas cuantas muchachas singulares, irrepetibles
Divinas o malvadas.

Hoy esas muchachas, tal vez imperfectas, con sus perfecciones
Y sus paraísos potenciales son mis infiernos cotidianos.

Hoy, que tengo ya 57 años, sé que esas muchachas que pasan
Nunca regresarán
Y si no regresan para mí
Es que se han ido para siempre. Ya no existen
Aunque sigan pasando por mi calle
Y yo las vea y las desee como siempre, o más, si esto sí fuera posible.

Tal vez en una lectura, en una taberna, al final
Se me acerque una muchacha de estas
-la preciosa de la noche o la feíta fantástica-
Y me pida con una pregunta y el tratamiento que merezco
“¿Me firma este libro?”
Y yo la mire o no la mire y se lo firme
Muy elegantemente
mientras pienso “Al diablo la poesía”.
Acaba de mirar al joven de la izquierda
Al que también acabo de firmarle un ejemplar
O se va muy contenta con su novio.
Esto es lo mejor y lo peor –sí, así, a la vez- que puede ocurrirle
A un poeta con una muchacha.

De modo que sólo puedo existir para ellas en ficción,
De modo que yo tampoco ya existo para ellas.
La única inmortalidad en la que creo
Es el beso -que ya no tendré-
De una muchacha enamorada, locamente enamorada.

No existir para una muchacha es peor, mucho peor
Que la terrible muerte. De esto ya se sabe el lugar, el día, la hora,
La circunstancia exacta, el rostro y el dolor, la tapia
Y el epitafio
Que pone con sus ojos en tus ojos esa muchacha,
Epitafio que va directamente al corazón sin que la muchacha de marras
Se entere
Ni cuando, ni a quién lo escribió,
Ni lo que dice.
Y, como si fuera poca la susodicha pérdida,
Llevan ilusiones y sonrisas,
Los pechos de siempre,
Con pezones erectos como fusiles de ceremonia,
Las nalgas de siempre,
A la bandolera,
El espacio púbico y privado de siempre,
Y a veces hasta miran mis útiles deseos,
Se compadecerán de ellos
O les resultará divertido,
Mientras dejan detrás al hombre que acaban de matar.
Lo de la otra muerte está por ver.

Post Scriptum:

No vayáis a preguntar ahora

Muchachas que me podáis leer,
no vayáis a preguntarme ahora
si tenéis o no tenéis afeitado el sexo
y mucho menos la figura –el diseño- que habéis logrado
con los vellos
o si los tenéis muy negros y abundantes, alambrados
o rubios o rojos
suaves, microscópicos.
No quiero saber nada de ustedes.
Tengo mucho que hacer.
Y si estuvierais tan interesadas
en saber cómo lo tenéis
y llamarais a mi teléfono,
os saldrá el buzón de voz
y este aviso:
“Hombre, trabajando”



Del libro inédito El desterrado, Madrid, 1997-2007, al que da título su poema El desterrado y que contiene toda su poesía del destierro.

** Corralillo, pueblo de la provincia cubana Las Villas, en el centro de Cuba; Sagua La Grande, ciudad, también de Las Villas; Bacuranao, barrio de las afueras de La Habana;
Yaguaramas, batey de Cuba, de cuya ubicación no quiero acordarme; Madrid, capital de España y mi destierro.




SU BLOG EL CLUB DE LOS AMIGOS MALOS:

SU PÁGINA WEB LITERARIA:

SU CORREO ELECTRÓNICO
juliosanfco@yahoo.es

vendredi 16 octobre 2009

ya viene con los ojos tristes



Cuando nació Blythe, en 1972, con su enorme cabeza y los pelos de colores psicodélicos , yo andaba por Cuba, donde no imaginaba que existía "la moda del juguete", o el "juguete favorito del año". Confieso que vi su foto, con sus enormes ojos azules, tristes, en una revista y comencé a buscarla por toda Europa. Había desaparecido, los nenes de aquella época no la aceptaron, les daba miedo.

Nunca he tenido una, y mi hija ya creció, así que la compraré a titulo personal, la tendré un rato y la enviaré a la familia en la isla. Dicen que sus ojos cambian de color si tiras de una cuerda que tiene en la espalda y que su destino cambió en 1999 cuando la fotógrafa Gina Garan quien las colecciona, tiene más de mil piezas, se retrato con ella.

En internet, es la muñeca mas buscada actualmente. Será que nos hemos convertido en mas cabezones, mas alocados y abiertos , y los ojos de la humanidad siguen mirando y acumulando penas ?




Muchos artistas e intelectuales han volcado en las muñecas su devoción. René Descartes construyó una autómata cuando su hija ilegítima falleció a los cinco años, a la que llamaba “mi hija Francine” y que le acompañaba en sus viajes.

También Kokoschka encargó una muñeca de Alma Mahler cuando acabó su relación con el matrimonio de ésta y Walter Gropius. Dicen que estaba muy decepcionado pues el artesano de Berlín que la construyó no había podido reproducir su piel, ni los ínfimos detalles que había sugerido en cientos de fotos.



En el arte outsider me llamó la atención Katharina Detzel, quien tras sabotear las vías de un tren, en 1907, fue internada en un asilo, donde dedicó su tiempo a denunciar los malos tratos que recibían los pacientes. Siempre castigada por su comportamiento, fabricó un muñeco de proporciones humanas con cuerdas y tela de su propio colchón. Dicen que representaba a los doctores, y que ella lo utilizaba como saco de boxeo, para descargar su ira.

¿Cuantas no haríamos lo mismo, con los malos amantes?

De muñecas articuladas, de goma y de brujería todos conocemos; de aquellas redonditas con los pelos duros casi todas las nenas cubanas tuvimos una, alguien sabe como se llamaban?

Anoche, recorriendo la calle central de mi ciudad, -como se acerca el fin de año, y vendrá otra época de regalos-, encontré cinco muñecas abandonadas en la basura. Las recogí y recosté sobre una manta. Las protegí de este invierno que comienza, y me he quedado muy desconcertada, no me acostumbraré nunca a ese desprendimiento europeo de lo viejo, lo que ha servido, lo que no esta a la moda. Pero no puedo llevármelas a casa, ya he crecido, y las muñecas usadas me dan “yuyo”, tienen la imprenta de sus dueños, de otros destinos.

Esta mañana sigo pensando que he sido cruel…


Viejas muñecas, aqui

la huella de leonard



Una historia extraordinaria. En el 2007, Peter Silverman, colectionador de origen canadian, adquirio este cuadrito por 14 mil euros y viene de identificarse como un original de Léonard de Vinci, por su huella digital...Que hermoso!

Culture : l'empreinte de Vinci
Culture : l'empreinte de Vinci


Video aqui

mardi 13 octobre 2009

Los Peregrinos




La Peregrina- la revista literaria y de arte de Karin Aldrey -se asoma nuevamente a la ventana del mundo y los invita a entrar a su hogar virtual:

La Peregrina Magazine - Entrega Verano-Otoño 2009-10

Esperamos que disfruten navegar por nuestras páginas.

Les deseamos un 2010 con paz, luz y creatividad.

Saludos,

Los Peregrinos


dimanche 4 octobre 2009

esperando@chiqui





Para que el árbol alcance con su copa el cielo, sus raíces deberán bajar hasta el infierno, Nietzsche


Sucedió el 5 de octubre del 2008, en Madrid. El tenia el cejo en la pregunta “¿y entonces? Ella recordó aquel mensaje azul, cierto correo con pase compartido:
esperando@chiqui .

El naranja, el verde tierno del apartamento se confundieron en sus ojos de adormidera y las sabanas comenzaron a flotar.

Ambos dejaron de respirar. Era el fin.

Contrariamente al pensar general, el infierno es acuático.

aans




Eje de cuentos


Cuando te fuiste al chalé de la montaña con cuatro turbios desconocidos
a fumar todo el fin de semana , mi vientre engendraba
un feto que temía.


Recuerdo que la angustia nublaba las calles
y me preguntaban direcciones y yo entregaba,
atrozmente entregaba lo último que recuerdo estando viva.

Hubiese podido quedarme si no fuera por mi frágil
corpulencia y esa antigua seducción hacia el desastre.

Heme de regreso al hueco de la aguja,
cabeza de alfiler donde las brumas queman,
los mediodías son plomizos lamentos
las tardes deshacen el mundo,
la anoche aterra.


vicios y crueldades




a Fernán

“Nosotros distinguimos en general dos tipos de crueldad: la que nace de la estupidez, la cual, jamás razonada, jamás analizada, asimila el individuo nacido a la bestia feroz: ésta no da ningún placer porque el que está inclinado a ella no es susceptible de ninguna búsqueda; las brutalidades de un ser tal son raramente peligrosas; siempre es fácil ponerse al abrigo; la otra especie de crueldad, fruto de la extrema sensibilidad de los órganos sólo es conocida en seres extremadamente delicados, y el exceso al que los conduce no son más que refinamientos de su delicadeza; esta delicadeza es demasiado rápidamente debilitada a causa de su extrema, de su excesiva fineza, la cual, para despertarse, pone en uso todos los recursos de la crueldad. ¡Qué poca gente concibe esta diferencia! ¡Qué pocos las sienten!”

SADE, D-A-F., Marqués de: La philosophie dans le boudoir, Classiques Français, Booking International, Paris, 1994. Tercer Diálogo, p. 90.

David Lago Gonzalez en ArsAtelier Paris

vendredi 2 octobre 2009

dice que no sabe, a mi!!!




MI amigo Rubencito, ya les he hablado.. ese tremendo musico que nacio por Matanzas, el de la Edad de Oro y buenisimas descagas en La Negra Tomasa, tiene blog... Les invito, con placer, a sus textos y musica

NO sé bien, de Rubencito Aguiar.